El diputado RN Cristián Monckeberg criticó este domingo la cena ofrecida por el senador Guido Girardi (PPD) al presidente de la Corte Suprema, Sergio Muñoz, afirmando que todos los asistentes pecaron de imprudencia y desatino, pues entregan una mala señal respecto de la independencia que debe existir entre los diferentes poderes del Estado.

“Nos parece que todos los asistentes a esa reunión pecaron de imprudencia y desatino, y lo decimos porque las relaciones entre los diferentes del Estado, en este caso el poder Legislativo, el futuro poder Ejecutivo y el poder Judicial, deben realizarse de manera protocolar, deben realizarse a puerta abiertas y con luz del día, y no con fiestas, con chancho y chicha y vino de por medio, creemos que fue una imprudencia llevada al extremo”, sostuvo Monckeberg.

El legislador recalcó que “sobre todo cuando se está comenzando a conformar un nuevo gobierno, y sobre todo cuando vemos que el homenajeado, el actual presidente de la Corte Suprema, del cual tenemos la mejor impresión, pero creo que asi como ha tomado decisiones que mejoran la institucionalidad y la hacen crecer, aquí hubo un retroceso de nuestra institucionalidad”.

El homenaje al supremo tuvo como escenario la casa de Girardi, a la que asistieron miembros del máximo tribunal y seis futuros ministros, encabezados por el ministro del Interior, Rodrigo Peñaillilo; el Contralor General de la República, Ramiro Mendoza; el Fiscal Nacional, Sabas Chahuán, los rectores de las universidades de Chile y Católica; el presidente de la ANEF, Raúl de la Puente; y el senador Francisco Chahuán (RN), entre otros.