Los diputados Gabriel Silber (DC) y Daniel Farcas (PPD), en compañía del ex diputado falangista Gabriel Ascencio, fueron a la oficina del ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, para pedirle que intervenga en la apertura de la “Escuela de Arte Nazi Presidente General Augusto Pinochet” en la Isla de Chiloé.

La acción, anticipada por Ascencio durante el fin de semana, se realizó ya que, según Silber, “es altamente grave el que a vista y paciencia de todos funcione una escuela de arte nazi de estas características, que claramente es una incitación al odio”, como consigna La Segunda.

Además, el mismo Silber llamó a que se legisle sobre el tema para tener “mecanismos” que “permitan proscribir este tipo de actos tal como sucede en otras partes del mundo”, en donde incluso se sanciona con cárcel.

“Pedimos que se investigue, a través de nuestro sistema de inteligencia, la fuente de financiamiento de esta organización. Y aportamos información de otros dos grupos neonazis que operan en la región de Los Lagos. Queremos saber si están articulados, si funcionan en red o si tienen alguna conexión internacional”, agregó el diputado democratacristiano.

La posición en contra de la apertura de esta “escuela” es transversal. El diputado RN por la zona, Alejandro Santana, aseveró que “no estoy de acuerdo con movimientos o posiciones que generan anticuerpos o rechazos en una sociedad que quiere avanzar hacia el futuro. Rechazo cualquier posición pública que genere división o conflicto”, mientras que para el ex diputado Ascencio esta situación “supera todo lo aceptable, por lo que estoy pidiendo a las autoridades provinciales y regionales que revisen los permisos de esta escuela y prohíban su funcionamiento”.

Lea también: Creador de escuela Nazi: “No es polémico el nombre ¿por qué otros utilizan a Salvador Allende, un judío y además masón?”