a

El sacerdote Gerardo Joannon reaccionó a la declaración que hizo la congregación de los Sagrados Corazones a través de su superior provincial, Álex Vigueras, quien reconoció la verosimilitud de las acusaciones en su contra por “adopciones ilegales”, además de determinar la existencia de una “relación impropia” con la madre de uno de los bebés dados por muertos.

“Estoy dándole vueltas a todo esto… Estas cosas no son pequeñas”, dijo anoche el cura a El Mercurio, quien por mandato de la congregación deberá viajar a España para “reflexionar” sobre sus actos e iniciar un proceso de “acompañamiento psicológico y espiritual”, suspendiendo sus actividades pastorales. Además, el superior de los SS.CC. lo llamó a “asumir sus responsabilidades y pedir perdón”.

“Es la vida la que se juega… Entonces uno tiene que hacer (la reflexión) fundamentalmente a partir de las decisiones más importantes de su vida, como para mí ha sido el consagrarme para siempre a Él. Eso es lo importante”, agregó Joannon.

Por su parte, el abogado de algunas de las víctimas, Cristián Letelier, afirmó que su traslado a España que no será trascendente para el avance del proceso. “Siempre es bueno el silencio y retirarse a reflexionar sobre los errores que uno comete, pero desde el punto de vista de la justicia civil no tiene ninguna repercusión porque en caso de que la justicia chilena lo requiriera estoy seguro de que él estaría dispuesto a venir a Chile a colaborar”, expresó.

Mira también Caso O’Reilly: Hoy declara en el juicio una de las menores supuestamente abusadas