ébola-misioneros

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha convocado para el 4 y 5 de septiembre una reunión de expertos en Ginebra para debatir sobre potenciales terapias y vacunas para el ébola, enfermedad que ha causado 1.350 muertos en cuatro países de África Occidental desde que empezó el actual brote en marzo.

Esas consultas seguirán a la decisión de los expertos de ética de la OMS de aprobar el uso de tratamientos experimentales para intentar frenar la propagación del virus del ébola, que ha causado centenares de muertos en Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona, así como un número limitado de casos en Nigeria.

Los participantes en esas consultas serán científicos, investigadores en farmacéuticas y especialistas en requerimientos clínicos para los enfermos, además de profesionales en cuestiones de ética, legales y de regulación.

Se planea que, en total, un centenar de personas participen en el foro, que tendrá lugar en la sede mundial de la organización, en Ginebra.

Varias compañías han estado investigando en los últimos años sobre posibilidades de terapias y vacunas contra el ébola, pero ninguna de esos experimentos llegó a la fase de ensayos clínicos en humanos.

Los productos que se han desarrollado han sido probados en primates, en los cuales varios de ellos han mostrado ser eficaces.

En ningún caso hay garantías de que los medicamentos experimentales sean seguros para las personas y no provoquen efectos secundarios graves.

A pesar de ello, la OMS autorizó su uso -muy limitado debido a que las cantidades con que se cuenta son muy escasas- en vista de la rápida transmisión del ébola en los países afectados y su elevada tasa de mortalidad.

Esta se sitúa, en el actual brote, en alrededor del 55 por ciento, aunque la evidencia indica que puede llegar al 90 por ciento.

El medicamento que más esperanzas ha generado es el ZMapp, que fue administrado a dos cooperantes estadounidenses que contrajeron el virus en Liberia, tras lo cual fueron repatriados a Estados Unidos, y que hoy fueron declarados como curados (en la foto).

Ese mismo medicamento se administró a un religioso español infectado en el mismo país y que falleció tras su repatriación y hospitalización de Madrid.

Tras la aprobación del grupo ético de la OMS, EEUU donó tres tratamientos con ZMapp a Liberia, que trató con ellos a dos médicos y una enfermera infectados.

La OMS confirmó hoy que la enfermera y uno de los doctores han mejorado notablemente, mientras que el otro ha mejorado ligeramente, pero su condición sigue siendo considerada grave.

El fabricante del producto ha informado a la organización internacional de que sus limitadas reservas se han terminado, mientras que en el resto de productos experimentales las dosis con que se cuenta con igualmente muy escasas.

La reunión de la OMS se centrará en seguridad y eficacia. También se tratará sobre modelos innovadores para acelerar los ensayos clínicos, que si no se habían realizado en humanos hasta ahora ha sido a causa de que es la etapa más costosa en el desarrollo de un medicamento.

En el caso de los productos más prometedores, la OMS está dispuesta también a explorar con los participantes las posibilidades de lanzar su producción.