Cometa

En un acontecimiento histórico, la sonda europea Rosseta aterrizó sobre el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko hace unos días, y se ha revelado el llamativo sonido que emite.

La “música” serían las oscilaciones en el campo magnético, cuya mecánica sigue siendo un misterio según los investigadores, y es “interpretada” a 40-50 Milihertzos, por debajo de la audición humana.

Para ser escuchada, las frecuencias se han incrementado cerca de 10.000 veces. “Esto es emocionante porque es completamente nuevo para nosotros. No esperábamos esto y todavía estamos trabajando para comprender la física de lo que está pasando”, explica Karl-Heinz Glassmeier, el principal investigador del proyecto.

Escuche: