Ayala YT

El jefe de la Fiscalía Oriente, Alberto Ayala precisó que si bien la Fiscalía de Alta Complejidad recibió la grabación de la conversación entre el ex gerente de Penta, Hugo Bravo, y el controlador, Carlos Eugenio Lavín, aún debe determinarse la veracidad de ésta, para incluirla en el marco de la arista política.

“Lo primero que tengo que averiguar es si esa declaración es real o no, si es veraz, si está completa o no, si está editada, yo no conozco ese antecedente. Lo que nosotros estamos investigando es una arista que ustedes denominan ‘arista política’ y que es la que tiene menos importancia jurídica para nosotros”, aclaró.

En ese sentido, dijo que “esta arista de supuestos aportes de campañas políticas de ciertas personas de empresas, que es lo que está por determinarse, es de una relevancia absolutamente menor en términos estrictamente jurídicos que las otras cosas que estamos viendo”, recalcó Ayala.

Este viernes, La Tercera también recoge que Ayala plantea que en el fondo se está “investigando si a propósito de ese supuesto aporte (irregular a campañas políticas) se habría cometido algún ilícito, como una falsificación. Por lo cual si hubieran aportes adicionales que pueden ser muy cuestionados, pero que no constituyen delito, no tienen porqué ser investigados”, dijo.

La conversación entre Bravo y Lavín fue revelada el martes pasado por La Tercera, audio incluido, y en ésta el ex gerente del holding nombra a siete políticos que supuestamente se habrían visto beneficiados con aportes desviados desde Penta hacia sus campañas.

Según el audio, Bravo nombró a Laurence Golborne, Evelyn Matthei, Iván Moreira, Ena von Baer, Pablo Zalaquett, Ernesto Silva, Pablo Longueira y Jovino Novoa.

Ayer, La Segunda publicó parte de la declaración que prestó Carlos Eugenio Lavín en la fiscalía el pasado 12 de noviembre, donde culpa de todo a Bravo y asegura que éste era el único que estaba en conocimiento de situaciones irregulares.

Esto fue el detonante del despido de Bravo que posteriormente generó la demanda laboral que interpuso el el ex ejecutivo contra los controladores del grupo, Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín.