marco enriquez ominami meo a1

Pese a que él mismo dice que la carrera por La Moneda está lejos, Marco Enríquez-Ominami tiene claro que éste es su momento y que una tercera intentona para concretar su sueño de convertirse en Presidente de Chile sólo es posible con un apoyo de un bloque político… como la Nueva Mayoría.

Según los resultados que dio a conocer el Barómetro de la política de Mori-Cerc, el ex diputado del PS es por lejos el político con más futuro (22%), y casi el único que sale bien parado, junto con Sebastián Piñera, en medio del escándalo del Pentagate, que no dejó títere con cabeza.

Yo no me fui de la Nueva Mayoría, me fui de la Concertación y con la Concertación nos peleamos muy duro”, dijo el fundador del PRO en un claro guiño al oficialismo.

Es más, sus palabras no se quedaron ahí y dejaron entrever que no se siente tan lejos de actual bloque que conduce el país.

“Voy a trabajar todo lo que pueda por un Chile más justo. Este edificio (el Congreso) es testigo de como instalé una cantidad de debates (…) y hoy me alegro que seamos mayoría en este Congreso los que creemos en el Pacto de Unión Civil, en la educación pública y gratuita, en un país más justo”, agregó.

Las declaraciones de MEO llegan en medio de un almuerzo que sostuvo con algunos diputados del oficialismo, como el PPD Tucapel Jiménez, lo que también puede interpretarse como un señal de acercamiento.

En diciembre, la encuesta CEP, el oráculo de la política chilena, reflejó que Enríquez-Ominami tenía un 50% de aprobación entre la gente, también el mejor evaluado entre los personajes políticos.

Esa misma semana, ante los buenos resultados del sondeo, MEO entregó abierto apoyo a las reformas de Bachelet.

“Yo ofrezco todo mi capital político y lo pongo a disposición de Bachelet para desentrampar las reformas”, afirmó el ex candidato en esa oportunidad.