Nueragate: La tensión con Peñailillo y la actitud displicente de Dávalos que reveló el caso del millonario crédito

El incendio que se desató en La Moneda por el crédito de $6.500 millones que consiguió la nuera de Bachelet después de la elección de 2013 sigue sacando chispas. Cuestionan que Dávalos se demorara en salir a responder por el asunto. “No es tanta plata”, habría sido uno de los argumentos.

Sebastián Dávalos

La versión oficial que entregó ayer el gobierno por el asunto del millonario crédito que obtuvo la nuera de Bachelet en 2013 de la mano de su marido, Sebastián Dávalos, no habría bastado para minimizar los efectos del caso que sacude a La Moneda en medio del repunte en la popularidad de la Jefa de Estado, tras medio año a la baja.

Según publica hoy La Segunda en su portada, el llamado “Nueragate” habría dejado al descubierto la tensa relación que mantienen Dávalos con el jefe del gabinete, Rodrigo Peñailillo, además de una cierta actitud displicente que se le achaca al hijo de la Mandataria.

El vespertino cuenta que esto último queda en evidencia luego de que cuando estalló el caso, Dávalos estuviera inubicable y demorara en contestar y hacerse cargo. Es más, se cita que una de las tantas llamadas, tratando de dar con él, habría sido contestada por su mujer, Natalia Compagnon, quien habría ocupado el argumento de su marido… “no es tanta plata tampoco”.

El negocio se hizo entre privados y antes de que él llegara al Gobierno fue el argumento que el Director Sociocultural de La Moneda entregó finalmente ayer en La Moneda, antes de que el gobierno saliera a blindarlo.

La distancia con Peñailillo

La publicación agrega que el episodio, que le dio un tanque de oxígeno a la derecha después de la debacle Adimark, también reflotó la tensa relación que existe entre Dávalos Bachelet y Peñailillo.

Al respecto, La Segunda recuerda la entrevista donde el hijo de la Mandataria le quitó el piso a Peñailillo, desestimando que el secretario de Estado tuviera los méritos para ser el delfín de Bachelet, Además, la publicación puso sobre la mesa otro antecedente no menos sabroso: que en círculos de confianza Dávalos se refiere al ministro  como “galán rural”.

Desde el entorno de Peñailillo aseguran que el ministro, conciente del hecho, se mantiene distante del entorno familiar de Bachelet.

En tanto, quienes conocen a Dávalos, sostiene La Segunda, rechazan la tesis de la displicencia y aseguran que su actitud obedece a timidez. 

Finalmente, La Segunda sostiene que pese a que en La Moneda hubo conformidad por la salida comunicacional que se le dio al tema, preocupa el hecho de que se abriera un flanco ético del que se agarró la derecha, y del que eventualmente podrían deparar nuevas sorpresas.

 

The Clinic Newsletter
Comentarios