madre YT

De un terrible caso de parricidio frustrado informó ayer la policía, en el que una mujer, que aparentemente padecía una fuerte depresión, intentó asesinar a sus hijas de seis y ochos años, inyectándoles un fármaco y detergente líquido, y luego pretendió quitarse la vida consumiendo veneno para ratones.

El hecho se registró en el municipio de Macul, en Santiago, donde la mujer de 43 años administró clonazepam y detergente a las pequeñas que debieron ser trasladas de urgencia hasta el Hospital de La Florida.

La mujer que también intentó quitarse la vida aseguró a carabineros que “todo lo hecho fue producto de una fuerte depresión”.

La imputada, que este miércoles será formalizada, afirmó que lo hizo porque el padre de sus hijas nunca le ayudó con la pensión de alimentos. “Nunca hubo justicia para mis hijas”, dijo.

Asimismo, se manifestó arrepentida al momento de ser detenida por los funcionarios policiales: “No tendría por qué haberlo hecho. Me arrepiento, soy un monstruo”, expresó.

A la casa de la mujer llegó personal del Laboratorio de Criminalística de Carabineros que comenzó los peritajes correspondientes para esclarecer la forma en que sucedieron los hechos, investigación que entregará a los tribunales.

Los niños fueron internados en el Hospital Félix Bulnes y se encuentran estables, después de que Carabineros los encontrara inconscientes, mientras la mujer se encuentra en prisión, a la espera de las diligencias policiales.