PENTA 01

Mientras el caso Nuera copa la agenda por estos días, no hay que olvidar que el Pentagate sigue desenredándose con nuevas declaraciones en el asunto donde sí hay una vía judicial, con delitos tributarios, soborno, cohecho, entre otras malas prácticas.

Este jueves, llegó hasta la Fiscalía Oriente el ex gerente del grupo Cruzat, Iván Rojas, para prestar su declaración ante los fiscales Pablo Norambuena y José Antonio Villalobos, acerca de los contratos forwards, mediante los cuales el holding Penta había hecho uso de platas negras, destinadas en otras cosas para pagar bonos a sus ejecutivos.

El jueves 5 de febrero Rojas ya había sido citado, pero en esa oportunidad hizo uso de su derecho a guardar silencio, ya que como explicó su defensor, Felipe Moraga, necesitaba analizar la carpeta antes de entregar cualquier declaración.

“Vamos a volver, estamos coordinando un nuevo día y hora con el fiscal, y vamos a prestar las declaraciones respectivas cuando tengamos los antecedentes”, dijo el defensor en esa oportunidad.

“Hay algunas operaciones que se hicieron, pero dentro de lo lícito”, agregó.

La relación del grupo Cruzat con el caso Penta apareció luego de que el ex gerente general, Hugo Bravo, revelara los contratos forwards, conocidos como contratos a futuro, que habría firmado Manuel Cruzat Infante con sus amigos Délano y Lavín para por un monto que bordearía los $10 mil millones.

Se trata de 23 contratos que básicamente se habrían hecho para generar pérdidas ficticias para que el holding de los Carlos pudiera sacar plata sin dejar registro.

Esta sería la misma trama que los propios dueños de la empresa habrían reconocido ante el fiscal Carlos Gajardo en sus declaraciones de los días 5 y 6 de enero de este año. En aquella oportunidad, tal como reveló Qué Pasa hace unas semanas, habrían contado de estos contratos, llamados de futuro, con la empresa Siglo Outsourcing (también conocida como Asesorías VSA), de propiedad del ingeniero comercial Roberto Carrasco en 2013.

De hecho, VSA habría relevado a Cruzat, cuando el dueño de Curauma comenzó a tener problemas financieros en 2012.

Según la versión que entregó Hugo Bravo la trama de los forwards consistía en “antedatar las fechas para producir utilidad o pérdida en contratos forward y así utilizar recursos para básicamente bonos o fines que tanto Carlos Alberto y Carlos Eugenio tuvieran en mente. Mauricio dijo que podía hacerlo y que las sociedades que harían esto sería la sociedad Consultoría y Proyecto de CB”.

La semana pasada, después de ausentarse en dos oportunidades, el empresario Manuel Cruzat Infante, uno de los que le sacó brillo a su billetera durante la dictadura, llegó hasta la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente para declarar como imputado en una de las aristas del caso Penta. Después de hora y media de expectación, se fue sin haber entregado su testimonio, haciendo uso de su derecho de guardar silencio.

Cruzat Infante será citado por cuarta a la vez a la Fiscalía y deberá entregar su testimonio el próximo martes 17 de febrero.