joannon corto

Feliz se mostró el sacerdote Gerardo Joannon luego de ser sobreseído de la causa en que se le investigaba por adopciones ilegales cometidas durante la dictadura, fallo que si bien estableció su “participación directa” en lo hechos, cerró el caso por el tiempo trascurrido desde cometidos los delitos.

“Cerrar un capítulo tan injusto, tan amargo, por supuesto que me tiene contento”, dijo el cura en breves declaraciones recogidas por El Mercurio.

Consultado si tras el fallo preferiría irse a Europa, opción que en su momento barajó su congregación para que recibiera “ayuda espiritual y psicológica”, el sacerdote, quien continúa en el país, respondió: “Donde pueda servir, ahí estaré yo”.

En la resolución tomada esta semana por el ministro en visita Mario Carroza, se estableció que Joannon tuvo participación en los delitos de suposición de parto y usurpación del estado civil, y de falsificación de documentos públicos y privados, pero que no se puede aplicar sanción dado que la causa ha prescrito.

En el proceso canónico, por su parte, la Iglesia Católica había resuelto que las acusaciones contra Joannon “no configuran delito canónico imputable”, aunque su congregación, los Sagrados Corazones, también había reconocido que “participó activamente” en dos casos de adopciones irregulares.