joannon A1

La Iglesia Católica resolvió que las acusaciones sobre adopciones irregulares contra el sacerdote Gerardo Joannon, ocurridas en Chile durante las décadas de los ’70 y los ’80, “no configuran delito canónico imputable”, cerrando de tal forma el proceso religioso.

La decisión fue tomada por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, con sede en el Vaticano, y comunicada por la Congregación de los Sagrados Corazones, que en agosto de 2014 envió a Roma un informe con las denuncias contra su miembro.

A través de un comunicado, señalaron que “a partir de ahora, las decisiones relacionadas a la situación del padre Gerardo Joannon quedan en el ámbito de la obediencia religiosa ordinaria al interior de la provincia chilena”.

Asimismo, indicaron que “en estos días hemos entrado en contacto con las personas que han sido afectadas, detallando la información entregada por la Santa Sede”.

Cabe recordar que en su momento la congregación de los Sagrados Corazones reconoció que su sacerdote “participó activamente” en dos casos “de adopciones irregulares”, y que mantiene, desde esa época, una relación “impropia” con la madre de una de las guagas entregadas.

En el mismo caso la justicia penal sigue su investigación, la que en agosto pasado había citado al religioso a declarar y le prohibió salir del país.