andrade lentes A!

Pese a su habitual tono cargado de humor e ironía, el presidente del PS, Osvaldo Andrade, hizo un llamado a tomarse en serio la crisis que vive la actividad política, atravesada transversalmente.

“El sistema político tiene que reaccionar, y la Presidenta en eso ha tomado un protagonismo y nos ha dicho ‘mire aquí hay que enfatizar aquellos proyectos que generen igualdad y combatan el abuso”, planteó Andrade, enfatizando además que “hay un tercer énfasis en los proyectos en relación con el financiamiento de la política y un conjunto o una agenda, y un conjunto de iniciativas para regular la relación entre los negocios y la política”.

“Emplazamiento a los partidos”

A juicio de Andrade, las cosas no se hacen arreglan por sí solas, por lo que emplazó abiertamente a los partidos a pasar a la acción.

“Hay un tercer aspecto que hay que considerar: qué va a hacer cada partido, porque aquí todo el mundo espera que todos hagan las cosas. Yo le quiero preguntar al resto de los partidos si tienen o no Tribunal Supremo; seria bueno que nos contaran, porque parece que el único partido que tiene Tribunal Supremo es el Partido Socialista, parece que el único partido que seriamente se toma este tema es el partido socialista porque presenta una querella y se hace parte de la investigación… y el resto de los partidos qué, están en otro país, esos dirigentes se fueron a dónde en febrero, si esto no pasó ayer, entonces los partidos también tenemos que hacer ese esfuerzo, los socialistas lo estamos haciendo, internamente y externamente, acogemos el llamado de la Presidenta, lo dijo después de su discurso cuando volvió de vacaciones, ella entonces llamó a una regulación entre el dinero y la política”.

Haciendo referencia a lo que sucedió ayer durante una rutina de humor en el Festival de Viña del Mar, cuando se escuchó una pifiadera luego de que León Murilllo nombrara en un chiste a la Presidenta Michelle Bachelet, el ex ministro del Trabajo insistió en que “éste es un problema del sistema político en su su conjunto, esta crisis es muy severa… perdónenme, si no reaccionamos bien en el próximo Festival de Viña van a ser los políticos los que van a estar de humoristas, y le advierto que no se va reír nadie, porque hasta para eso somos fome”, espetó.

La gente no hace distinción de partidos
Andrade insistió en que el momento de la actividad, afectada por Penta, SQM y Caval, mete a todos en el mismo saco, por lo que nadie puede pretender sentirse blindado.

“Usted cree que la gente en la calle cuando le dicen cosas a los políticos distingue en que partido milita, usted cree que la gente en la calle anda preocupada de si usted es de la UDI, el PC o del PPD para decirle cosas; por favor, si el problema es de todos, si alguien piensa que va a mirar esto desde lejos esta viviendo en otro país, si hoy el desprestigio es de la política, de los partidos, da los mismo de qué lado sean. Por eso la teoría del empate es una estupidez, sabe por qué, porque no es posible que empaten dos equipos cuando tienen la misma camiseta, si tienen el mismo problema”.

A juicio de Andrade, salir de este túnel pasa por radicalizar este proyecto, “porque los estándares han cambiado, la ciudadanía pide otras cosas”.

Tal como lo planteó ayer cuando aseguró que en su discurso del lunes Bachelet había hecho una convocatoria, una invitación a hacerse cargo, apuntó a que ayer, en el marco de su instrucción en el comité político, la Presidenta “fijó una hoja de ruta, un camino”. La invitación es para que todos se sumen, dijo Andrade, quien recordó que “esto lo venimos diciendo hace dos meses atrás cuando se vislumbraba la gravedad de esta crisis”.

Cabe recordar que luego de que la encuesta Adimark de enero, publicada el pasado 3 de febrero, diera cuenta del hoyo en que estaba metida la derecha tras un histórico rechazo de 78%, ya Andrade advertía que había que hacerse cargo del asunto que involucraba a todos.

“La debacle de la derecha es notable, pero es una mala noticia, y es una mala noticia no sólo para la derecha sino que para todos (…) todo sistema democrático requiere de una oposición que sea eficaz; por supuesto uno quiere que la oposición sea lo menos relevante posible, pero no al punto que desaparezca. Desde la perspectiva democrática el que tengamos una ausencia de oposición no es bueno para la democracia ni para el gobierno; siempre es bueno que el gobierno tenga un factor de fiscalización y un factor de controversia, y derechamente eso no existe”.