jovino novoa a1

Después del 10 de abril; es decir en un mes más, habrá un nueva mesa en la UDI, la que será la encargada de sacar al partido del hoyo en que se encuentra por el caso Penta. La aparente disputa pasa por reinstalar a un histórico o mantener la línea de renovación que trató de impulsar Ernesto Silva.

Esta última idea sería la estrategia de Jovino Novoa, implicado en el caso como el presunto recaudador de la platas, para además mantener la línea definida por el renunciado presidente para enfrentar el caso; vale decir, sólo aplicar sanciones a quienes sean condenados por la justicia, no antes, incluso habiendo una formalización.

“Apoyaría porque creo que Javier (Macaya, quien asumió como interino) no va a cambiar los lineamientos que hemos tenido nosotros”, dijo el vicepresidente Domingo Arteaga, por cierto jovinista.

Otro de los planteamientos de Arteaga, que recoge una entrevista de La Segunda, es que Carlos Délano renuncie a su militancia. Dejando el foco en el empresario y no en los políticos.

Para nadie es un misterio que es el manejo del caso Penta lo que ha provocado las tensiones al interior del gremialismo, además de haber sido el factor que provocó la renuncia de Silva.

La postura de Novoa ha sido la de negar los hechos, él ha negado públicamente las imputaciones en su contra,  mientras que los senadores Hernán Larraín y Víctor Pérez y los alcaldes Francisco de la Maza y Mario Olavarría han sido partidarios de ser más drásticos con los involucrados, aún cuando todavía no haya ni siquiera formalizados.

La estrategia del jovinismo es fuerte al interior del partido sobre todo después de que una vez que se amplíe la investigación por la arista SQM pudieran aparecer nuevos nombres, por lo que un castigo político por parte de los pares sería visto ante la opinión pública como que hay culpables, idea que plantea la senadora Jacqueline van Rysselberghe.

En todo caso, más allá de la postura del jovinimo, el senador Larraín ya aseguró que esa línea dura se mantendrá sólo hasta el consejo general, ya que a su juicio luego habrá que debatir.

Larraín no niega, dice La Segunda, que debe haber solidaridad y respeto a la presunción de inocencia, pero muy distinto a eso es hacer una defensa jurídica.

Para el senador uno de los caminos es el que tomó Pablo Wagner, quien renunció a su militancia tras verse involucrado hasta las patas.

La proyección

En todo caso, la línea de defensa del partido en el caso Penta, donde está involucrado, no es la única motivación de Novoa para apoyar la continuidad de Javier Macaya. Fuentes del partido aseguran que el ex parlamentario ve que el futuro del partido depende precisamente de promover el refresco, pues volver a las viejas guardias podría poner en riesgo la sobrevivencia del partido, sobre todo en medio de la crisis que atraviesa, quizás las más feroz en su historia.

Pese a que Novoa ha insistido en dos oportunidades que no tiene ningún vínculo con el caso, fueron los propios Délano y Lavín quienes declararon su implicancia.

“Con Jovino Novoa tenemos una relación más cercana. Era de los senadores importantes, entendía bien los temas económicos, veía los temas de Hacienda, varias veces pasaba por Penta y conversábamos sobre la legislación, de los temas que a nosotros nos interesaba saber más. Jovino es un líder dentro de su partido, conocía personalmente a cada candidato. Los dineros que Jovino pedía no eran para él, sino que para candidatos afines de él. De hecho él no estaba en campaña. Yo lo que pienso es que Jovino facilitaba las facturas de Inversiones y Mandatos para otros candidatos. Inversiones y Mandatos no prestó servicios para Empresas Penta que yo sepa”, declaró Carlos Lavín ante el fiscal Gajardo a principios de enero.

“Un día del año 2013 llegó Ena von Baer con Jovino Novoa para pedirnos si podíamos colaborar con su campaña, acordamos un monto y seguimos el procedimiento habitual encargándoselo a Hugo Bravo”, agregó el empresario que hoy se encuentra preso por el caso, por los menos hasta que mañana se revise el recurso presentado por su defensa.

El “choclo” Délano dijo en tanto que  “respecto de Jovino Novoa señalo que Jovino es una persona muy cercana a mí y muy amigo mío. Es de las personas más inteligentes y sólida en sus valores que he conocido. Ha sido además muy valiente. Le tengo una admiración superior. Jovino no ha concurrido a pedir dineros para él. El concurrió a pedir aporte para campaña políticas para otros candidatos. Le aportamos alrededor de 25 millones de pesos para esos candidatos. Fue varias veces a reunirse conmigo, en alguna ocasión con Ena von Baer. En la reunión con Ena von Baer se me pidió ayuda para su candidatura. Luego yo hablo con Hugo Bravo y le indico los montos que se van a aportar para cada uno y Hugo Bravo ve la fórmula para concretar ese aporte”.

“Las facturas de Inversiones y Mandatos S.A. no corresponden a ningún servicio que se haya prestado a Empresas Penta ni a Inversiones Penta III”.

“Las boletas entregadas a Penta por Carlos Lira Claro, Ignacio Ternicier Seda y Teresa Riera Rawlins no corresponden a ningún servicio que se haya prestado a Penta. No conozco a esas personas”.

“Respecto del correo de diciembre de 2013 que Ena von Baer me envía pidiéndome dinero porque ha quedado con deudas, lo recuerdo y no estoy seguro si se lo pasé o no a Hugo Bravo”.

La estrategia que no prosperó

Después de hacer uso de su derecho a guardar silencio cuando fue citado a declara rpor parte de la Fiscalía, la defensa de Novoa intentó sacar el caso Penta del Octavo Tribunal para instalarlo en el Cuarto.

La estrategia no fructificó, ya que el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago se declaró incompetente para conocer los hechos por presuntos delitos tributarios, cohecho, apropiación indebida y soborno.

En esa oportunidad, la jueza Francis Fell rechazó la solicitud de Novoa, que se amparaba en el principio de ejecución de los ilícitos.

Los abogados del ex parlamentario habían argumentado que los hechos indagados habrían ocurrido en las oficinas de Penta, en la comuna de Las Condes, por lo que correspondía al Cuarto Juzgado y no al Octavo llevar la causa.

Una vez que se conoció el revés para Novoa, el fiscal Pablo Norambuena dijo que si bien a ellos todos los tribunales les daban plenas garantías mantenían la convicción de que como los hechos investigados surgieron en las oficinas del SII en Providencia lo que correspondía era que el Octavo Juzgado siguiera a cargo.