u central A1

Pasadas las 16:30 horas de ayer, la asamblea de estudiantes convalidados de Derecho de la Universidad Central se tomaron el cuarto piso de la Escuela de Derecho de ese plantel. Tras dos semanas de paro y conocer que desde el propio Senado se pidió a la máxima autoridad del plantel que se refiriera públicamente a la denuncia, los estudiantes decidieron ocupar las oficinas de administrativos de la carrera, golpeada tras la denuncia de exámenes falsos para que egresados de esa carrera pudieron jurar como abogados ante la Corte Suprema.

La medida de presión de los estudiantes vino tres semanas después de un “golpe blanco” al interior de la escuela: la suspensión como decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, de Andrés Naudón Figueroa, quien hasta hace algunas semanas se había encargado de rechazar públicamente la información sobre exámenes truchos.

Naudón, fue reemplazado por el abogado Patricio Valdés Castro, un mes después que se notificara la investigación por parte del Mineduc bajo la ley de Administrador Provisional y solo unos días después que Gianella Sonatore, ex directora de Memorias y Títulos en la escuela de Derecho, reconociera ante la Corte Suprema la falsificación de exámenes de convalidación y el conocimiento de ello por parte de autoridades de la escuela como el ex director Santiago Hurtado; la ex secretaria de la Facultad y Ministro de Fe, Mónica Aravena; y el propio Naudón.

Aunque ni Naudón ni la Universidad Central confirmaron esta información, en su curriculum colgado en Linkedin Valdés se presenta como “Director de escuela (decano subrogante) desde marzo de 2015”.

Consultado por este diario, Naudón señaló que no estaba dando ninguna declaración a la prensa y que todas las comunicaciones se canalizaban a través del departamento de Comunicaciones Corporativas de la Universidad Central.

NUEVOS ANTECEDENTES

La “toma” que realizaron los estudiantes durante la tarde de ayer tiene como fin, según señaló la vocera de los afectados, Alejandra Pichuante, está fundamentada principalmente porque hasta el minuto “no hay respuesta ni reconocimiento de la escuela del problema, si bien los antecedentes son claros sobre la falsificación de actas de examinación de sus estudiantes”.

Pero además, explican, se trata porque la “solución” que se resolvió en la escuela le atribuye responsabilidad en el actuar a los propios alumnos y los obliga a retrotraer el proceso de Licenciatura y su grado de Licenciado para reabrir el expediente de cada alumno.

El suspendido decano, según información a la que accedió The Clinic Online, la universidad resolvió que en todos los casos en que la Excelentísima Corte Suprema de Justicia requiera volver a examinar a licenciados de esa casa de estudios por asignaturas específicas, el estudiante debe aceptar por escrito que se retrotraiga su proceso de Licenciatura, perdiendo el “Grado de Licenciado” y sometiéndose a un nuevo examen ante una comisión de tres profesores mínimo designada por el decano de la escuela.

IMG_0975

Tras conocer el contenido de este oficio, los estudiantes rechazaron la medida y abogan porque el decano Naudón sea desvinculado del cargo definitivamente. “El decano está suspendido bajo el pretexto de la investigación que lleva adelante el Mineduc. Sin embargo, su suspensión ocurrió casi un mes después y manteniendo el derecho a sueldo. Eso no es suficiente para nosotros por lo que exigimos la desvinculación inmediata, a raíz de los antecedentes que se conocen públicamente y la responsabilidad en el atraso de juramentos de estudiantes, desde enero de 2014 en adelante”, señala Pichuante.

A esto se suman los nuevos antecedentes con los que cuenta el Ministerio de Educación y la Corte Suprema. Entregados por la despedida ex profesora Carolina Venegas, la información constata la entrega de nuevos casos de alumnos que fueron rechazados por la Corte Suprema por asignaturas mal convalidadas.

En específico, los nuevos antecedentes constatan en diciembre pasado el decano Naudón envió un oficio al Presidente de la Corte Suprema señalando que en el caso del estudiante C.G.H.G. hubo un error al convalidar dos asignaturas (Derecho del Trabajo y Derecho Comercial I) según una resolución de 2001, ya que dichos ramos fueron cursados por ese alumno en los años 2003 y 2005, respectivamente.

Dicha información es respaldada justamente con “actas de examinación” de supuestas comisiones que evaluaron a dicho estudiante (una firmada por el decano Naudón y ex director de Escuela Santiago Hurtado; y otra por el mismo Naudón y Carolina Venegas, profesora denunciante de estos hechos”.

OFICIO DEL SENADO

Otra de las críticas repetidas por los estudiantes afectados de la Universidad Central es el silencio de la universidad y sus autoridades, en específico del rector del plantel, Rafael Rossel. La crítica incluso llegó hasta el Parlamento.

Al final de la décima sesión ordinaria del pasado miércoles 15 de abril, el senador integrante de la Comisión de Educación del Senado, Jaime Quintana (PPD), intervino para solicitar que la Cámara Alta oficie al rector de la Universidad Central a referirse públicamente a estos hechos.

Quintana denunció durante su intervención las irregularidades detectadas en esa escuela, donde se habrían falsificado actas y creado comisiones “fantasmas” para aprobar cursos de estudiantes convalidados, lo que mantiene hoy por lo menos a 400 estudiantes en espera de la revisión de sus antecedentes, sin certeza de poder titularse y jurar como abogados.

De esa forma, el presidente del PPD pidió oficiar para que Rossel se pronuncie públicamente sobre el tema.

The Clinic Online intentó comunicarse con el departamento de Comunicaciones Corporativas de la Universidad Central de Chile, pero ni los llamados ni los correos enviados fueron respondidos al cierre de esta edición.

Nota de la redacción: Tras la publicación de este artículo desde la Universidad Central informaron que la toma fue depuesta y que se está avanzando en mejorar la capacidad de gestión. También acotaron que pedirán un reunión con el senador Quintana.