GIORGIO MARTELLI

“Giorgio, el día que todo esto estalle, te vas a quedar solo. Todos te van a dar la espalda”, fue la advertencia que años atrás le hizo Arturo Martelli a su hermano Giorgio, el geógrafo y recaudador de platas de campañas del oficialismo que será formalizado por la arista SQM del caso Penta.

En un reportaje publicado este domingo La Tercera cita este pasaje y otros más de la vida del autodenominado operador político.

Por ejemplo, el artículo rememora cómo llegó a transformarse en operador y recaudador de platas de campañas. Narran que todo sucedió en 2004 después de un encuentro entre Jorge Rosenblut y Guillermo del Valle, quien en ese entonces se desempeñaba como director y gerente de control de gestión de la Empresa Nacional del Petróleo (Enap)

 

En esa oportunidad, Rosenblut le propuso hacerse cargo de la administración electoral de la campaña presidencial de Michelle Bachelet, como una suerte de gerente general. Del Valle caviló el asunto por diez días antes de rechazar la propuesta. Pero lo que sí hizo fue hablarle de un amigo, a quien conocía desde hacía casi una década por medio de las esposas de ambos. Cita La Tercera que lo describió como un técnico de sensibilidad de centroizquierda liberal, con experiencia en la Asociación Chilena de Municipalidades y en diversas ONG; como un tipo ejecutivo, un organizador.

Después de eso, Rosenblut se convenció de que podía ser la persona y se lo ofreció. Martelli dijo que sí y de esa manera dio inicio a la carrera de recaudador que hoy lo tiene contra las cuerdas.

“Cuando acepté ser el administrador electoral de la campaña presidencial de Bachelet, todos me preguntaban si estaba loco. Yo los entiendo, habría preguntado lo mismo. El dinero en la política y la política en el dinero están desprestigiados. La gente no los ve bien juntos”, escribió Martelli un par de años después de la campaña, en el prefacio del libro Dinero y política, una tensa relación.

Ahí fue cuando su hermano Arturo le hizo ver que si el hecho estallaba algún día sólo él sería el perjudicado.

 

Giorgio Martelli declaró por más de 20 horas ante el fiscal Sabas Chahuán, diligencia que demoró cuatro días y en las que seguramente debió responder por los pagos hechos por su empresa durante la precampaña, mismo periodo en que esa firma facturó a SQM Salar y el Grupo Angelini. El próximo 30 de junio será formalizado.

 

 

 

“Cuando uno se equivoca tiene que pagar. No por eso voy a dejar de ser su hermano. No voy a dejar de quererlo ni de respetarlo. Pero también creo que es de una felonía sin par la actitud que la clase política y sus dirigentes están adoptando. Es propia de quien quiere cuidar el bastón del mando: como la reina es intocable, que pague el peón”, opinó su hermano Arturo, quien fue militante del MAPU y que junto con Giorgio se inscribió en el PPD, partido que abandonó antes que el geógrafo.