bernardo quesney

Desastres naturales viene de ganar el premio a Mejor Película en el festival de Iquique, el Premio del Público en el festival de Chicago, de exhibirse en Nueva York y La Habana: “Es una película muy chica, de verdad muy chica, como un proyecto de título de la universidad, y tuvo un recorrido bien interesante para ser tan pequeña”, dice Bernardo Quesney, director de la película que cuenta la historia de una profesora despedida de un colegio, reemplazada por una mujer más joven.

La protagoniza Anita Reeves y es una comedia negra sobre la educación, la profesión docente, pero también sobre el trabajo en la tercera edad y la cultura de lo desechable. “Es como ‘te usamos. Este colegio te utilizó todos estos años y ahora necesitamos gente más barata y más joven’”, resume Quesney en entrevista con The Clinic Online.

Te han hecho ver harto que esta película sale justo en contexto de movilizaciones y paro docente.
Sí, lo entretenido es que me han preguntado por qué hice una película tan actual.

Pero la vienes haciendo hace mucho tiempo.
La vengo haciendo hace mucho tiempo, pero sigue lo mismo. Algo que escribí hace tres años, porque la problemática ya estaba hace tres años atrás, sigue igual. Entonces nada ha cambiado y eso habla bastante mal del país.

¿Y qué significa eso para ti?
O sea, para mí fue bacán. Yo soy un ferviente apoyador de las movilizaciones. Siento que este país no avanza si no hay una explosión. Tiene que haber una bomba en el Metro para que cambien ciertas leyes. Entonces en ese sentido me gusta que Chile sea un país de movilizaciones. Y creo que cada vez que salgo a la calle y hay un hospital en toma, o unos trabajadores de una empresa en paro, muchas de las cosas duran poco, pero me gusta eso, que no haya tanto miedo a salir, a alegar un poco.

Pero en un principio querías una temática más juvenil, ¿Cómo llegaste a esta historia protagonizada por una profesora jubilada?
Fue por varias cosas. Estaba utilizando mucho el recurso “jóvenes” y había un ensalzamiento de los jóvenes. Como que casi que cualquier persona que se movilizara era digna de amarse. Y yo encontraba que podía haber otras formas, pero no sabía cómo meter la historia. Y gracias a la mamá de una amiga que era profesora jubilada, ahí vi que había un tema, como dar un poco vuelta esto, irnos por no dejar tan bien a los alumnos. Como que se está generando una revolución, pero que se inicia e incide por una profesora.

¿Que te dijo esa profesora?
Me habló un poco de todo el proceso de ella haciendo educación en la dictadura, de lo terrible que fue y de cómo ella asociaba el cambio de los niños. Según ella hay como una estupidez del ser humano creciente y muy drástica, como ella diciendo que “yo vi los niños como cambian durante 40 años en el mismo colegio y te juro que viene peor”. Entonces me gustó como esa negatividad y dije que podría enfocarlo por ahí. Pero también dramatizar, porque obviamente no iba a hacer la historia de ella. Son historias totalmente distintas y uno empieza a ficcionar, que es lo entretenido igual.

Estéticamente igual hay una propuesta en el casting, no son las caras perfectas hollywoodenses.
O sea, a mí generalmente no me gusta el casting muy bonito. Incluso cualquier persona muy linda se me sale de las películas que me gusta contar. De alguna manera para mi la comedia y ciertas cosas no necesita de eso. Yo no necesito un Benjamín Vicuña, porque tampoco me lo creería, en nada. O sea, mis amigos no son bonitos, nadie es modelo. Y yo me río de que, uno tiene que ser un poco más patético, incluso afeo a algunos personajes.

¿Cómo fue trabajar con Anita a tus 25 años?
Trabajar con ella fue genial, porque aunque yo tenía 22 o 23 cuando hice la película, en ningún momento sentí que yo era un pendejo que estaba dirigiendo. Ella me escuchaba, me proponía, pero jamás me dijo algo como “yo no hago esto”. Sentí respeto hacia mí. Y es raro eso, en el sentido de que te escuchen y hagan lo que tú estás diciendo.

¿Por qué quisiste que ella protagonizara Desastres Naturales?
Porque yo tenía unos DVDs del Jappening con Ja y obviamente había visto La nana y la conocía de teleseries anteriores. Pero cuando vi estos DVDs, que no soy fan del Japening con Ja, pero esto era como del recuerdo, del Japening con Ja más antiguo, y me reí mucho de ver a la Anita Reeves en una situación de sitcom, en una situación de comedia dura. Como que decía: esta mujer es una genia. La había visto en muchos papeles y es una mujer que puede dominar y también dar personajes tan raros y tener sentido del humor. Porque aunque uno no lo quiera, no todos los actores pueden hacer reír. Es una cosa que de verdad no se puede enseñar, es algo completamente natural. Hay actores que no sirven para la comedia, no sirven. Hay que ser un poco más nazi ahí, jajajaja.

Más que la educación, Desastres Naturales tiene un tema con el trabajo y la dignidad en la vejez.
Sí, esto también más que un respetar del adulto mayor, yo creo que es como un balde de agua fría un poco. Porque la película aparte de ensalzar a esta señora, hacia el final como que todo se le vuelve en contra a esta profesora. O sea, esta revolución es un poco una mentira, de acuerdo a que igual no más este colegio o el país no va a seguir aceptando gente de mayor edad. Por eso es tan dura hacia el final la película.

La Anita se refería a personas desechables.
Sí, es como “te usamos. Este colegio te utilizó todos estos años y ahora necesitamos gente más barata y más joven”.

¿Qué otras cosas te gustaría abordar?
Cada vez me está gustando más la ficción. Porque siempre estoy en esta mitad entre si hago cosas realistas o no. Y con el tiempo la ficción ya me gusta, tampoco fantasía, pero la próxima película se va a ir un poco más a este Buñuel, que es como lo que me gustaría hacer, como El discreto encanto de la burguesía. Como un mundo donde todo puede pasar, dentro de cierta realidad. Quiero irme por ahí, pero tampoco al nivel Jodorowsky porque me carga.

¿No te gusta Jodorowsky?
No, lo odio. Esos directores chantas.

Mira el trailer a continuación