Ejército-A1

“El Ejército expresa su más enérgico rechazo a todo tipo de acción que vulnere el ordenamiento legal y la reglamentación vigente, al tiempo que mantiene un permanente apoyo a la investigación judicial y al Consejo de Defensa del Estado, que es parte en la causa”, fue la versión emanada oficialmente desde de la institución de las Fuerzas Armadas luego del escándalo del llamado “milicogate”, hecho detallado en el artículo que este medio publicó ayer y que da cuenta de la fuga de millones de dólares desde el Fondo de Reserva del Cobre, esto por medio de uso de boletas fraudulentas.

El documento agrega que “situación irregular fue detectada mediante el trabajo fiscalizador de los mecanismos de control institucionales, en el mes de abril de 2014, informándose de inmediato a los estamentos superiores”.

“El hecho y las medidas adoptadas habían sido explicadas públicamente, a través de un comunicado de prensa el 23 de febrero del presente año”, cierra el texto.

Según la investigación que The Clinic dio a conocer este jueves, respaldada en la edición online de hoy con el artículo “Milicogate: Los audios secretos que revelan el gran robo del Fondo Reservado del Cobre”, el fraude fue urdido al interior de la institución castrense, y estuvo encabezado por oficiales de alto rango.

“Yo asumo el error que usted me está planteando”, le señala el coronel Clovis Montero, uno de los imputados y detenidos por el escándalo a un general del Ejército cuando aún no era público que los pagos irregulares con esos fondos afectaban a cientos de operaciones efectuadas entre 2010 y 2014 por al menos 2.200 millones de pesos, según informes de la propia institución castrense.

Por este hecho, el comandante en jefe del Ejército, general Humberto Oviedo, deberá responder ante la comisión de Defensa de la Cámara de Diputados en septiembre próximo, y no se descarta la creación de una comisión investigadora.

Ayer, el vocero Marcelo Díaz dijo que fue “el ministro de Interior, Jorge Burgos, que en abril del año pasado era ministro de Defensa, fue quien solicitó no solamente la intervención de los tribunales de justicia, el Ministerio Público en particular, sino que del propio Servicio de Impuesto Internos (SII), del Consejo de Defensa del Estado (CDE) y la propia intervención de la Comandancia en Jefe del Ejército para aclarar e investigar estos hechos”.

Cabe apuntar que la publicación de este medio recogió que el Comandante en Jefe del Ejército, Humberto Oviedo, admitió al entonces ministro de Defensa que su institución pagó cientos de facturas falsas, no reconocidas por el Servicio de Impuestos Internos.