goku

Pilar García y Juan Carlos Expósito decidieron ponerle a su hijo el nombre de Gokú, que como todos sabemos es el protagonista de la exitosa saga de Dragon Ball, con la que todo niño alucina en alguna parte de su vida.

Pero ante la sorpresa y curiosidad del resto de la gente el padre del pequeño decidió explicar por qué le pusieron Gokú al bebé: “La última moda era poner nombres de series actuales, como Game of Thrones, o películas de culto como Star Wars. De hecho, en diciembre de 2014 comenté la idea en un artículo sobre el tema: ‘Mi hijo nacerá en 6 meses. Si es chica se llamará Noa pero si es chico, yo propuse Goku y a la madre le gusta. ¿Cómo de terrible sería llamarle Goku?’”.

Expósito detalló que “fui fan de Dragon Ball de pequeño, pero lo justo. No tengo cómics ni muñecos ni pósters ni colecciono artículos de la serie. El nombre de Goku me parecía bonito. De la serie ningún otro nombre me llamaba la atención, no eran serios”.

En este puntó el padre explicó perfectamente que “el personaje de Goku tiene muy buenas cualidades: guerrero, incansable, disfruta en todo momento pese a las adversidades y es siempre feliz, ignorando lo que opinen los demás”.

Pese a todo, la alegría de los padres se vio un tanto opacada por la serie de dificultades que aparecieron con el correr del tiempo.

“La primera vez que preguntamos al Registro Civil nos respondieron con un ‘no aceptamos nombres peyorativos’ Esto nos llevó a pensar que no se habían tomado nuestra petición en serio, así que volvimos a preguntar. En la segunda ocasión lo aceptaron sin ningún inconveniente. Lo mismo ha sucedido en la iglesia donde lo bautizaremos algún día. En el hospital también lo aceptaron; de vez en cuando alguien preguntaba si era un nombre vasco. A pesar de que ni iglesia ni otros organismos oficiales pusieron pegas al nombre, Facebook sí que lo hizo. No nos dejaron abrir cuenta con ese nombre, y nos pidieron para hacerlo un documento oficial, así que enviamos el libro de familia”, sostuvo.

Al ser consultado por los posibles problemas que pueden surgir para el niño por el hecho de llevar un nombre de un personaje de caricaturas o de series de TV, Expósito lo descartó de una argumentando que “mucha gente nos ha preguntado si no tenemos miedo de que el niño sufra alguna burla o se metan con él por lo diferente de su nombre. Pero hemos hecho los deberes: hemos preguntado a gente con hijos, sin hijos, a profesores, a nuestros mejores amigos, y hemos sopesado los pros y los contras. Los hijos de alguien cercano se llaman Han y Luke. Otro amigo llamó a su hijo Neo, que me encanta. Al hablar con el padre nos contó que su hijo está muy feliz con su nombre, porque ningún otro niño lo tiene y le gusta mucho, se siente único”.