Detenidos desaparecidos A1

La Cámara de Diputados, aprobó este jueves el proyecto que otorga un aporte único de carácter reparatorio a las víctimas de prisión política y tortura, ocurridas durante la dictadura militar, que sean reconocidas por el Estado chileno. Esto a pesar de la arremetida del diputado del gremialismo, Ignacio Urrutia, quien aseguró que el Golpe de Estado salvó a Chile.

Con 59 votos a favor, uno en contra y 24 abstenciones la Cámara Baja, aprobó la entrega del beneficio que consta de un millón de pesos para las cerca de 38 mil personas, que están incluidas en el informe de las Comisiones Valech I y II.

Las viudas de presos y torturados durante el régimen de Pinochet podrán acceder a un aporte de cercano a los $600 mil.

“Es una reparación justa y una señal de asumir responsabilidades por parte del Estado”, señaló a Emol, al respecto el diputado y miembro de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara, Claudio Arriagada (DC).

“Si bien era importante entregar esta reparación, hay que recalcar que el horror y la atrocidad vivida por estos chilenos no puede ser cuantificada. No vale un millón de pesos, ni 5 ni 10 millones pero este bono es un signo de que el estado reconoce que se cometieron crueldades, de la cual el país se tiene que hacer cargo”, agregó.

El único voto en contra de la medida reparatoria fue el del diputado de la UDI, Ignacio Urrutia, quien aseguró que “los verdaderos patriotas, los que salvaron a Chile de la dictadura marxista, están en Punta Peuco, mal condenados la mayoría de ellos”.

“Ellos son los que deberían ser homenajeados”, sostuvo a radio Adn.

El gasto de la iniciativa es de unos $33.661 millones y pasará al su segundo trámite constitucional en el Senado.