Cecilia Pérez A1

Desde que la Presidenta Michelle Bachelet anunció las claves de lo que será el proceso constituyente impulsado por el Gobierno, no han parado de surgir dudas, críticas y duros reparos desde los partidos y movimientos de la derecha chilena.

La semana pasada, representantes de Chile Vamos, la nueva coalición que integran Renovación Nacional, UDI, Evópoli y el PRI, manifestaron su preocupación en torno a que la primera etapa que del proceso anunciado por Bachelet, que contempla un plan de educación cívica y participación ciudadana, se convierta más bien en un proceso de “adoctrinamiento” de la ciudadanía con miras a las próximas municipales.

El debate sobre el asunto se crispó aún más luego de la reunión que tuvo la Presidenta Michelle Bachelet, este lunes, con los exmandatarios para explicarles el proyecto. Tras la cita, el único expresidente de derecha, Sebastián Piñera, salió a criticar la apuesta de La Moneda para una Nueva Constitución.

“Soy partidario de una reforma que permita perfeccionar y no desmantelar la Constitución de hoy, de forma y tal que una vez aprobada por el Congreso y después de un plebiscito ciudadano pueda constituirse en un marco que nos dé estabilidad confianza y certeza”, sostuvo este lunes en conferencia de prensa en el mismo Palacio.

La ex máxima autoridad del país, agregó enfático que el proceso constituyente “va a provocar mucha incertidumbre”. Pero, Piñera fue más allá y aseguró que junto a “Chile Vamos” elaborará una propuesta paralela a la planteada por la Mandataria.

“Voy a proponer a Vamos Chile que presente en forma breve un proyecto de reforma constitucional con contenidos claros y concretos que permita en forma participativa poder aprobar una nueva Constitución la cual en mi opinión debiera ser posteriormente sometida a un plebiscito ciudadano para su aprobación definitiva”, señaló.

Entre el “tongo” y el “bingo”

Los dichos del ex mandatario se hicieron eco este martes, también en La Moneda. Esta vez fue su ex vocera,Cecilia Pérez, quien aseguró que el proceso constituyente del Gobierno no es más que un “tongo” al que “sólo le falta un bingo”.

“Lo que hoy el gobierno tiene es sin duda un tongo, no se entiende. Es algo que le hace daño a los chilenos, a Chile, que provoca más incertidumbre. Dentro de todas las posibilidades que se plantea al Congreso les faltó solamente el bingo. En ese sentido nosotros creemos que eso es un mal camino, falta contenido”, aseveró a La Tercera la ex secretaria de Estado.

Pero no sólo fue en sus propias filas donde los dichos de Piñera encontraron respaldo.

Tanto el timonel de la UDI, Hernán Larraín, como el presidente de Renovación Nacional, Cristián Monckeberg, salieron al ruedo sobre sus declaraciones. El drigente gremialista aseguró que está “de acuerdo con los planteamientos que ha hecho el ex presidente Sebastián Piñera, fundamentalmente en orden a señalar que se puede siempre seguir reformando y perfeccionando la Constitución pero no que requerimos partir de cero con una nueva Constitución”.

En esa misma línea Monckeberg aseguró que está dispuesto, como plantea Piñera, a tener una propuesta común desde el sector y trabajar en conjunto durante el proceso. “Estamos todos alineados en avanzar en esta materia y tener un propuesta única, si que el paso siguiente es conformar un grupo de trabajo que empiece a buscar coincidencias, tal como nosotros lo estamos haciendo con otros partidos, del bloque oficialista, Aquí lo que hace falta es más política, conversar y debatir”, sostuvo a radio BíoBío.

Ambas autoridades de la oposición aseguraron que si el Gobierno no transparenta cuál es en detalle su proyecto de Nueva Constitución, se hará muy difícil iniciar este debate.

La Moneda responde

Por su parte el Gobierno ha buscado bajarle el perfil a las críticas que han surgido desde el sector y que según el oficialismo buscan ensuciar la discusión antes de que se inicie.

Sobre los dichos de Piñera el Gobierno señaló este martes que “coincidimos con él en que hay que cambiar la Constitución. Nos alegra que él comparta ese propósito que hemos planteado y que además comparta lo que los chilenos desean y anhelan, que es una nueva Constitución. Ahora, no coincidimos con él con que este sea un ejercicio reservado para unos pocos iluminados que discutan un conjunto de reformas o propuestas de nueva Constitución y lo aprueben entre ellos”.

En relación a lo señalado por Pérez, La Moneda, rechazó sus afirmaciones asegurando que “son incorrectas, inapropiadas para el clima con el que tenemos que discutir asuntos tan importantes como el anhelo de los chilenos de contar con una nueva constitución. Son calificativos que en nada ayudan a elevar ni la calidad de la discusión publica ni el prestigio de la política. Uno puede estar en desacuerdo pero hay formas y formas de expresarlo”, enfatizó el ministro.

“No las comparto y nosotros vamos a mantener un clima y un debate republicano”, añadió Díaz.

Con todo, el proceso constituyente anunciado por Bachelet, se iniciará a fines de este mes con una primera etapa que contempla la conformación de cabildos y diálogos ciudadanos, para obtener las denominadas “Bases ciudadanas para una nueva Constitución”.

Recordemos que el proyecto anunciado por el Gobierno contempla una reforma a la Constitución actual para que sea el Congreso Nacional, el que habilite al próximo para elegir entre los cuatro mecanismos que planteó La Moneda: una Comisión Bicameral de Senadores y Diputados; una Convención Constituyente mixta de parlamentarios y ciudadanos; la convocatoria a una Asamblea Constituyente y un plebiscito, para que sea la ciudadanía la que decida entre las anteriores alternativas.