Agrosuper

La chilena Corporación de Defensa de Consumidores y Usuarios (Conadecus) presentó hoy una demanda colectiva por un total de 1.200 millones de dólares en el llamado cartel de los pollos desbaratado el 2014 por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC).

Según sus patrocinadores, la demanda contra Agrosuper, Ariztía y Don Pollo, ocurre horas después del fallo de la Corte Suprema que confirmó la colusión de precios en la industria de los pollos.

En el denominado “caso pollos”, las empresas involucradas habrían incurrido en este ilícito por más de 15 años, según la directora del Centro de Libre Competencia de la Universidad Católica, María Elina Cruz.

En declaraciones a un canal de televisión de señal abierta, la profesional explicó que la colusión significó un acuerdo entre las tres empresas avícolas, que concentran sobre el 80 % de la oferta de carne de pollo a nivel nacional, con el fin de proyectar la demanda futura del producto, asignar cuotas de producción y determinar el precio en el mercado.

Para la abogada, este delito fue “casi un robo a mano armada”, ya que los grandes productores acuerdan los precios de los productos, alcanzando millonarias ganancias recaudadas gracias a los excesos que pagan los mismos consumidores.

La demanda de Conadecus consigna que “en consideración del perjuicio total de 830.003 millones de pesos (1.200 millones de dólares), a Agrosuper le correspondería indemnizar el equivalente a un 60,6 %, a Ariztía un 30,7 % y a Don Pollo un 8,7 %), sin perjuicio de lo que la justicia determine a este respecto”.

Este jueves, el máximo tribunal ratificó la multa histórica que aplicó el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) a las tres empresas por un monto 60 millones de dólares.

Agrosuper y Ariztía deben pagar la multa máxima establecida por ley, correspondiente a 25 millones de dólares cada uno, en tanto que Don Pollo deberá pagar una multa de 10 millones de dólares.

El año pasado el TDLC desbarató el gremio de los pollos y aplicó la multa más grande de la historia tras acoger en forma unánime el requerimiento presentado por la Fiscalía Nacional Económica en 2011.

Al cartel de los pollos se suma ahora el cartel formado por dos empresas que durante once años se repartieron el mercado chileno y acordaron los precios del papel higiénico, servilletas, papel absorbente y otros productos.

Este miércoles la Fiscalía Nacional Económica (FNE) informó haber denunciado ante Tribunal de Defensa de la Libre Competencia a CMPC Tissue, una división de la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones y a SCA, llamada antiguamente Pisa, por haber creado y participado de un cartel para asignarse cuotas de mercado y fijar precios de venta de sus productos.