13 de Abril de 2014/RANCAGUA  El hijo de la presidenta Michelle Bachelet , Sebastian Davalos, se retira de la  Fiscalía Regional de O'Higgins  luego de prestar declaraciones en el marco de la investigación del Caso Caval.  FOTO:MARIO DAVILA/AGENCIAUNO

Sin medidas especiales de seguridad, a eso de las 10 de la mañana de este lunes, Sebastián Dávalos Bachelet llegó hasta la Fiscalía de Rancagua para declarar por tercera oportunidad en el llamado caso Caval.

En esta instancia, aprovechó de referirse al ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, señalando que éste tuvo una “reacción adversa” cuando llegó a la Dirección Sociocultural de La Moneda.

Según el hijo de la Presidenta, su nombramiento “vino a agravar aún más la conflictiva y distante con relación que tenía con el ex ministro del Interior, dado que yo no seguía sus líneas políticas, introducía en cargos a personas idóneas y sus ansias de manejo de poder, que, según mi parecer, se orienta a llegar a ser Presidente algún día”, afirmó, según transmitió el noticiero “24 Horas Central” de TVN.

Por otro lado, contó a la Fiscalía que “la información del negocio Caval fue conservada y utilizada por parte del G90 o un sector del PPD para bajar el perfil al caso Soquimich, ya que los involucraba”.

“Como el sector donde está la cabaña en Caburgua hay una pésima señala de teléfono celular, yo recibía intermitentemente información desde Santiago de lo complejo de la situación, pero Peñailillo no enfrentaba el tema con suficiente fuerza, por lo que estimo que él dejó que se descontrolara”, recordó.

Dávalos admitió que borró la información que tenía en su computador personal para evitar que ésta fuera manipulada. “Al momento de dejar mi cargo decidí pedir a funcionarios de informática del Palacio de La Moneda que borraran mi perfil de usuario y password, porque no quise exponer a que fuera manipulado, introduciendo información en mi computador en el cual yo trabajaba, pues tenía temor fundado de que así podría ocurrir”, señaló.

Asimismo, explicó que desde enero se pensaba en la posibilidad de que caso Soquimich saliera a la luz dentro de los próximos meses. Pero Dávalos negó cualquier delito en este caso.

A diferencia de las dos oportunidades anteriores, donde fue interrogado directamente por el negocio inmobiliario que ejecutó la pyme de su esposa, Natalia Compagnon, en Machalí tras conseguir un préstamo de 6.500 millones de pesos en el Banco de Chile, el ex director sociocultural de La Moneda ahora debe responder por el formateo del computador que usó mientras estuvo trabajando en Palacio.

Como es sabido, Dávalos renunció el pasado 13 de febrero a su cargo en la Dirección Sociocultural, y sólo unas pocas horas antes se realizó el formateo de su PC.

La semana recién pasada ya declaró por esta misma arista el administrador de La Moneda, Cristián Riquelme.

Este último concurrió en calidad de testigo, a razón de que por la naturaleza de su cargo es el jefe directo de la unidad de informática.

En marzo pasado se hizo retiro del computador que ocupara el hijo de la Presidenta en Palacio. En aquella oportunidad se envió al OS-9 de Carabineros, unidad policial que detectó que la máquina había sido formateada.

“El disco se encontraba borrado y sin formato, donde se realizaron búsquedas de palabras claves, encontrando algunos archivos recuperados donde se mencionan éstas. Sin embargo, la información contenida no se encontraba relacionada a la investigación, o los archivos no pudieron ser visualizados”, fue el informe remitido a la Fiscalía este lunes.

Ante este hecho, el aparato fue enviado a la Brigada del Cibercrimen de la PDI, quienes lograron recuperar la información.