ena von baer

En medio de la audiencia donde se reformalizó a los dueños de Penta, Carlos Lavín y Carlos Délano, esta vez por evasión de impuestos en la compra de 20 vehículos, el fiscal Pablo Norambuena tiró sobre la mesa un antecedente que volverá a remecer las huestes de la UDI: Ena von Baer sí recibió aportes irregulares del holding en la última campaña senatorial, hecho que la parlamentaria ha descartado categóricamente.

El asunto está vinculado con la formalización (durante la presente jornada) de Ignacio Ternicier, persona que facilitó boletas ideológicamente falsas para el financiamiento de campañas.

Según relató el fiscal Norambuena, recoge La Segunda, Ternicier se “concertó previamente con el condenado Jovino Novoa Vásquez con el objeto de proporcionarle los medios necesarios para que este último facilitara a empresa Penta SA una boleta de honorarios ideológicamente falsa por un total de $5.555.555 pues en la glosa respectiva da cuenta de servicios inexistentes que el emisor nunca realizó ni prestó a la referida sociedad”.

El persecutor agregó que la suma fue acordada “con el condenado Jovino Novoa Vásquez y los coimputados Carlos Alberto Délano, Carlos Eugenio Lavín y Hugo Bravo con el fin de financiar campañas electorales”.

Norambuena afirmó que “el documento fue voluntaria y maliciosamente confeccionado por el imputado Ternicier, quien conocía que los servicios que daba cuenta eran inexistentes”.

Asimismo, el persecutor indicó que la emisión fue a petición de Novoa, por lo que envió la boleta a “empresas Penta, posibilitando así que los imputados Délano, Lavín y Bravo, como representantes legales, controladores o administradores de empresas Penta SA procedieran a a registra dicha boleta incorporándola en la contabilidad de la citada empresa y efectuando así declaraciones maliciosamente falsas”.

El nombre de Von Baer aparece en la trama ya que según relató Norambuena “el cheque por la suma de $5 millones fue retirado por Raúl Fuentes, empleado de Novoa Vásquez, con fecha 28 de mayo de 2013 y la boleta respectiva fue incorporada en los registros de contabilidad y al dorso de la misma el coimputado Hugo Bravo manuscritó las iniciales EVB que daban cuenta que el aporte era para la campaña de la entonces candidata Ena von Baer”.

El 5 de mayo del año pasado, la senadora había sido aludida en una audiencia a raíz de los mails que envió al dueño del grupo pidiéndole plata para su campaña.

“Hay una formalización que ni siquiera ha terminado, así es que, este es el momento de los tribunales”, dijo la parlamentaria en esa oportunidad, donde también aseguró que “yo estoy sumamente tranquila porque el financiamiento de mi campaña se produjo 100% dentro del marco de la ley”.

Cuatro meses antes, el 12 de enero de ese mismo año, la exvocera de Piñera había salido a romper el silencio luego de que la apertura del secreto de la carpeta del caso Penta diera cuenta de la inconsistencia de sus versiones.

Esa tarde, la parlamentaria leyó un breve comunicado en la sede del ex Congreso en Santiago, donde partió diciendo que: “después una calmada reflexión, quisiera señalar lo siguiente: Lamento sinceramente la confusión y las molestias generadas a partir de una entrevista en la que me refería exclusivamente al periodo electoral y a la referencia a un correo electrónico enviado el 13 de diciembre solicitando recursos después de mi campaña, en el cual no tuve respuesta y tampoco la ayuda solicitada”.

“En ese sentido, quiero señalar que siempre actúo con la verdad, y se debió exclusivamente a un error involuntario”, agregó.

“Quisiera aclararle a la opinión pública que tampoco recibí recursos de Penta fuera del marco de la ley para la campaña política, ni como persona natural, ni a través de sociedades en las que yo tenga participación. Sólo pido que dejen que la investigación siga su curso y los tribunales resuelvan, para así yo poder seguir trabajando para lo que fui elegida”, remarcó además.

La defensa de la UDI

Vale traer a colación que a fines de enero de este año, la UDI había salido a acusar trato desigual respecto de Von Baer. La jefa de bancada de los diputados gremialistas, María José Hoffmann, fue quien criticó entonces la determinación de la justicia de dar luz verde al levantamiento del secreto bancario de la senadora. “Estamos hablando de una senadora que no está formalizada ni tiene querellas presentadas; Ninguna causa legal justifica esto”.