Lluvias Santiago A1 23

“Tendré que empezar todo de nuevo… no queda otra”, es parte del desgarrador relato que ofrece a El Mercurio, Danilo Henríquez, una de las personas que junto con su familia lo perdió todo por el desborde del río Mapocho el domingo pasado.

Cita la publicación, que Henríquez y su núcleo vivían en la planta baja de un edificio ubicado en General Holley con Andrés Bello,  donde llegaron hace seis años para trabajar como cuidadores del recinto.

“Perdimos ropa, todos nuestros electrodomésticos e incluso el auto. Ya no tenemos nada, solo algunas prendas que nos han regalado. El martes, tuvimos que botar la lavadora, secadora, el refrigerador… Me duele mucho todo esto”, reconoce Henríquez entre llantos.

Dice que a diferencia de los locatarios, a él no lo han visitado de la empresa Costanera Norte, presunta responsable de los hechos por la intervención del cauce del río a la altura de la rotonda Pérez Zujovic.

“De la municipalidad nos entregaron colchones y ayer (martes) fuimos a dormir a un apart hotel de Pedro de Valdivia, gracias a ellos”, agrega.