A Fundación Emilia le cayó como patá en la guata la explicación de Alvaro Salas por chocar con copete

“Yo no sé a qué le llaman ‘evidente estado de ebriedad’. Me debí haber tomado unas seis, siete copas de vino durante la noche, y comiendo además. Antes de venirme me tomé un café, mezclé agua con bebida. Lo que sí debo reconocer es que venía con bastante sueño, y fue lo que pasó, lo que sucedió”, contó el rey del chiste corto.

alvarosalasa1

Nada bien le cayó a la Fundación Emilia la explicación que entregó el humorista Alvaro Salas luego de protagonizar un accidente de tránsito este último fin de semana, mientras conducía bajos los efectos del alcohol.

“Yo no sé a qué le llaman ‘evidente estado de ebriedad’. Me debí haber tomado unas seis, siete copas de vino durante la noche, y comiendo además. Antes de venirme me tomé un café, mezclé agua con bebida. Lo que sí debo reconocer es que venía con bastante sueño, y fue lo que pasó, lo que sucedió”, contó el rey del chiste corto.

“Al principio (el alcohotest) costaba, porque soy asmático y me costaba, porque había que respirar profundo y botar el aire. Y yo tengo poca capacidad torácica. Costaba que marcara. Lo vieron y me dijeron ‘pasemos a la siguiente etapa’. Y no me lo mostró. Pero insisto, si hubiese estado curado, como dicen algunos medios, no me habrían dejado ir. Yo colaboré completamente con ellos. Los escucho conversar y he aprendido harto en este rato. No tenía idea todas las implicancias que tiene”, agregó.

De acuerdo a la versión de El Dínamo, fue la frase “tomé seis, siete copas”, “me tome un café” y el “comí mientras tomaba” las que sonaron como a impresentables.

“Duele que no entiendan que nada justifica la conducción en estado de ebriedad. Es una bofetada para las víctimas y su dolor”, expresó Carolina Figueroa, presidenta de la organización.

Para suavizar los ánimos, Salas intentó echar la talla: “para mirar esta cosa con más optimismo, debo decir en mi defensa que el árbol también estaba con una copa…”.

The Clinic Newsletter
Comentarios