levreroefe

“Queríamos generar un motivo de encuentro, de sentir que hay una comunidad entorno a él”.

Así fue como explicó uno de los hijos del fallecido escritor uruguayo, Mario Levrero (1940-2004), el remate que realizaron este fin de semana de la gran parte de los 1.400 volúmenes que conformaban la biblioteca del autor de “Diario de un canalla”, “El discurso vacío” y “Los muertos, entre otros escritos.

“Ex libris Mario Levrero”, cita EFE, fue como se denominó al evento realizado en la casa de uno de los dos hijos que tuvo el hombre que nació como Jorge Mario Varlotta Levrero.

“Levrero no hubiera donado su cuerpo a la ciencia, sino que lo hubiera repartido en un gran festín entre todos los lectores y amigos para que cada uno se lleve un fragmento”, expresó su hijo.

La subasta convocada por las redes sociales albergó a más de 400 fanáticos del escritor fallecido hace ya 12 años.

“El valor que tiene cada una de estas alegrías, es infinito comparado con la conservación en un solo lugar, preferimos la dispersión”, dijo además el heredero.

“Los libros circulaban mucho, no había ningún fetiche con el libro objeto, sí una voracidad por leer impresionante”, dijo por otro lado.

Contó además que la decisión de venderlos generó un debate al interior de la familia del autor.

“Mi madre es la albaceas de su obra y llevamos 12 años ocupándonos de las reediciones de todos los libros y de llevar adelante el orden de todos los archivos originales, las cartas, los dibujos”.

“Fue controvertido venderlos, cuando se enteraron, los investigadores pusieron el grito en el cielo”, explicó el mismo hijo, quien además dijo que “cada uno puede llevarse un pedazo de esta biblioteca, que seguirá existiendo pero en manos de muchos”.