edecáncamaraA1

Fue ya avanzada la noche del martes 5 de julio que el presidente de la Cámara de Diputados, Osvaldo Andrade, se enteró que el actual edecán de la corporación, el coronel (r) Reinel Bocaz Rocha, estaba siendo investigado por su posible participación como autor del homicidio de un prisionero en el Estadio Nacional, donde estuvo a cargo del traslado de detenidos a su interrogatorio y tortura.

El diputado socialista supo de esta situación tras la investigación que llevaba adelante The Clinic Online, que reveló que el Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior pidió su procesamiento como autor del homicidio del exboina negra del Ejército y militante del MIR Óscar Delgado Marín, en octubre de 1973.

Conocida la situación, el parlamentario conversó con el uniformado quien le señaló que no tenía información sobre el procesamiento ni había tenido conversaciones con el ministro Mario Carroza. De todas maneras, en ese diálogo Andrade le exigió esclarecer los hechos a la brevedad.

Sin embargo, la situación cambió radicalmente la mañana de este miércoles con la publicación de este medio, lo que precipitó la salida inmediata de Bocaz a su cargo.

Piden procesar a edecán de la Cámara de Diputados por ejecución de detenido en 1973 – The Clinic Online

Según fuentes consultadas por The Clinic Online, durante la mañana de este martes Andrade se comunicó con el secretario de la corporación, Miguel Landeros, quien a su vez se dirigió al coronel en retiro. Fue entonces que el uniformado, quien llevaba seis períodos consecutivos a cargo de la seguridad y protocolo de la Cámara Baja y tenía una remuneración mensual imponible de $6.300.075 pesos, presentó su renuncia inmediata.

“El señor edecán, en un gesto que reconocemos, ha decidido, solicitar su desafectación del cargo, para dedicarse plenamente a su defensa ante el ministro, ante el tribunal, y nosotros hemos aceptado aquello”, dijo el parlamentario, lo que fue ratificado por Landeros.

Andrade le confirmó a este medio que la decisión nació por iniciativa del mismo uniformado para enfrentar el proceso, quien después de presentar su renuncia formal durante este miércoles, se retiró del edificio del Congreso y partió a Santiago a realizar trámites personales.

La noticia, que fue comunicada por el propio Andrade, provocó la reacción inmediata del Partido Comunista. La jefa de la bancada PC, Karol Cariola, señaló que es una situación muy compleja sobre este procedimiento y explicó que oficiarían a la corporación para tener más detalles sobre esta investigación.

“Si es verdad, a mi me deja tremendamente sorprendida que una persona que puede estar vinculada a violaciones a los Derechos Humanos esté jugando un rol tan importante en una institución como la Cámara de Diputados. Ese tipo de cosas no pueden ocurrir y vamos a averiguar cuál fue el procedimiento y por qué no se tomaron medidas antes”, dijo la parlamentaria comunista.

Las críticas de Cariola iban dirigidas por la escasa información que había sobre el tema, tomando en cuenta que según el reportaje, Bocas fue interrogado en 2015 sobre este tema y la corporación no habría tenido información desde el Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior sobre ello.

El ministro vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, dijo no tener más conocimiento sobre el tema “que lo había salido en los medios de comunicación” y recalcó que el Ejecutivo debe esperar que las instituciones despejen las dudas correspondientes.

“El programa de DD.HH. del Ministerio del Interior tiene como responsabilidad y como tarea acompañar las investigaciones judiciales precisamente para que haya justicia en los casos de violaciones a los DD.HH. y ejerce sus funciones a partir de esas tareas y de esos roles que se le han encomendado”, agregó el ministro a las preguntas de por qué Interior manejaba este tema desde hace más de un año sin compartir la información con la Cámara de Diputados.