Frontis 2

Este martes se dio inicio al proceso de debate sobre la Reforma a la Educación Superior que tendrá lugar al interior de la Universidad de Chile y que se extenderá desde este mes de julio hasta enero de 2017.

Estudiantes, académicos y funcionarios de la totalidad de las unidades académicas del plantel repletaron el Salón de Honor y la Sala Eloísa Díaz de la Casa Central para ser parte de la primera cita de este proceso, encabezada por el Rector Ennio Vivaldi.

“Es tremendamente importante este momento. Aquí todos nos reconocemos como U. de Chile: académicos, estudiantes, funcionarios. Aquí entendemos que si no tenemos la capacidad de entendernos y dialogar, es imposible que sobreviva el sistema de universidades. Eso es lo que tenemos que hacer hoy día, porque la responsabilidad que tenemos es demasiado grande, y porque la oportunidad que tenemos lo es también”, afirmó en su intervención el Rector Ennio Vivaldi, según informaron desde la universidad mediante un comunicado.

En esa línea, la máxima autoridad de la Casa de Bello aseguró a los presentes que “esta Universidad en este proceso está cumpliendo con lo más importante que hace como garante de la democracia en Chile y como heredera de toda una historia, que es permitir que cada uno de ustedes, cada integrante de la Universidad, académico, estudiante, funcionario, y por extensión que cada chileno, se comprometa con un propósito común y que sintamos que este país nos pertenece a todos y lo hacemos todos”.

Participaron también de este hito inaugural la presidenta de la Federación de Estudiantes de la U. de Chile (FECh), Camila Rojas; la presidenta de la Federación de Asociaciones de Funcionarios de la U. de Chile (FENAFUCH), Miriam Barahona; el presidente de la Asociación Nacional de Funcionarios Académicos de la U. de Chile (ACAUCH), Héctor Díaz; el presidente del Senado Universitario, Carlos Ruiz; y el profesor de la Facultad de Derecho, Fernando Atria, quien dictó una charla analizando el proyecto gubernamental sobre Educación Superior.

El profesor Fernando Atria fue el encargado de presentar un análisis de la Reforma de Educación Superior emanada del gobierno, reflexionando sobre temas como gratuidad, lucro, universidad pública, mercado y otros ámbitos que atraviesan la propuesta. Sin dejar de lado sus críticas al proyecto y advirtiendo que éste “refleja una falta de disposición a impugnar derechamente la hegemonía neoliberal”, el académico aseguró que ésta “no es totalmente una oportunidad perdida, en el sentido que es un proyecto que abre espacios de discusión donde antes había afirmaciones hegemónicas dogmáticas. No llega todo lo lejos que a uno le gustaría que llegara, pero crea condiciones para que la discusión que el proyecto va a generar se puede aprovechar y desarrollar”.

La presidenta de la FECh, Camila Rojas, fue enfática en señalar que “la posibilidad de debatir en comunidad la reforma presentada por el gobiernono la podemos desaprovechar, sobre todo en el contexto en que nos encontramos. Lo hemos dicho: este proyecto consolida el negocio educativo y los únicos que lo aplauden son los mercaderes de la educación (…) La lucha es de largo aliento, y en ésta nadie sobra: educación pública, gratuita, laica, feminista. Es la lucha que como estudiantes comenzamos y que hoy queremos dar como comunidad universitaria”.

Finalmente, Categóricos fueron también los dichos de Miriam Barahona, presidenta de la FENAFUCH, quien subrayó que “los trabajadores universitarios creemos que es un deber moral y ético ser parte de este proceso.Somos parte de la comunidad universitaria, y nuestro estamento no se restará de este proceso histórico (…) Los trabajadores universitarios dejamos claro que no estamos de acuerdo en cómo se ha elaborado esta reforma, sin la participación de sus unidades, y menos sin la sociedad en su conjunto. Sin embargo, iremos a la disputa de ella desde este lugar, desde el parlamento y también desde las calles”.