Damian Marley YT

El hijo menor de Bob Marley, Damian, planea convertir una prisión que en algún momento recibió a personas condenadas por posesión, venta y cultivo de marihuana, en un imperio del cannabis con la ayuda de la sociedad de Ocean Grown Extracts (OGE).

Según dijo el cantante en entrevista con Vice, “muchas personas que fueron arrestadas sacrificaron mucho por la yerba con el paso de los años” (…). Si ayuda a esa gente, tiene un uso medicinal e inspira a la gente, es un éxito”.

Así, en los primeros dos años dará más de un millón de dólares en impuestos a la ciudad de Coalinga, California, estado que el año pasado tuvo 600 millones de dólares de ingresos gracias al mercado de la marihuana medicinal.

Además, otorgará 100 trabajos, incluyendo a ex convictos que perdieron su trabajo cuando el Centro de Custodia de Claremont cerró en 2011.

Ahora aquí se sembrará, extraerá y empaquetará cannabis para uso medicinal en versión de cera y aceite. Asimismo, se cultivará Speak Life, la flor que Marley creó con OGE.

Desde un hotel de Nueva York, Damian Marley habló de su nuevo negocio, su religión, la legalización de la marihuana, y de la planta en sí.

Dijo que no recuerda la primera vez que fumó marihuana: “fumo desde que era pequeño. Para nosotros, rastafaris, es un sacramento religioso. Y en Jamaica ha sido una gran parte de nuestra cultura y de nuestra música. Voy a decir algo que me parece importante para las personas jóvenes que no fuman pero quieren experimentarlo: yo los invitaría a que la coman. Fumar no es la elección más saludable, sin importar qué estés fumando. Si no fumas, siempre es mejor comerla”.

Para él, “es una parte muy importante de mi vida. Es difícil alejarme de eso. Básicamente fumo todos los días. No puedo decir que mucho de lo que he grabado lo haya hecho sin fumar”.

Recordó que una vez en Jamaica lo “detuvieron y encontraron yerba en el coche. Querían llevarnos a todos a prisión. Por suerte, mi padrastro es un abogado criminal bastante famoso y tenía relación con algunos de los oficiales, así que me libré de pasar esa noche en la prisión”.

“El que ya no sea ilegal es de las mejores cosas que me pasaron. Además de los negocios de los que hemos estado hablando, el simple hecho de tener un porro y saber que no voy a pasar la noche en una celda es lo mejor que me pudo pasar. Ser parte de esta industria y saber que ese dolor de cabeza ya desapareció”, agregó.

El cantante está consciente de que con la legalización de la marihuana, ésta se ha vuelto más popular, lo que atrae al riesgo de que la industria se corporativice, tal como la del tabaco o de los fármacos.

“Es preocupante. En mi trato con las personas que se están involucrando en la industria, la mayoría ni siquiera fuma. Pero ven esto como algo que deja dinero. La gente de la cultura original no opera ni entiende el negocio de esa forma. Estoy preocupado. Mientras más nos involucramos definitivamente tratamos ver cómo le vamos a hacer para que no pase lo que tu mencionas, para asegurarnos que se quede dentro de la comunidad original”, sostuvo.

Plantar en una prisión

Para Damian Marley, este nuevo proyecto con Ocean Grown Extracts en Coalinga “habla por sí solo, es una declaración. Es un lugar en el que quizás personas que fueron encarceladas por poseer mariguana ahora estén aquí pero cultivándola. ¿Sabes a lo que me refiero? Claro que la yerba es una parte importante de la cultura rastafari y de los jamaicanos pero sobre todo de los que siempre hemos luchado para que sea legal. ¿Una prisión que ahora alberga cultivos de mariguana? De nuevo, creo que habla por sí solo”.

Afirmó que la iniciativa de darle trabajo en este lugar a personas que estuvieron en la cárcel por cargos relacionados con la marihuana, ayudará a “que las personas que se han sacrificado desde el principio por ella y le daban de comer a sus familias de lo que ganaban en el negocio de la mariguana puedan seguir haciéndolo. Esto porque ahora será un sistema corporativo donde necesitarás permisos para vender y si no eres cuidadoso puedes dejar a esas personas fuera; si eso pasa sería triste. Sería lamentable ver que ese vendedor, que esa pequeña persona salga del juego por la situación y por no saber cómo obtener los permisos. No somos abogados. Somos agricultores. El negocio legal de la mariguana es una estructura corporativa”.

Pedro Mendoza, abogado de Cañamo: “Permitir cultivar una sola planta es una burla” – The Clinic Online