En medio del rechazo de la comunidad continental, sigue crispado el clima político en Venezuela luego de que el Tribunal Supremo disolviera el Parlamento, conocido en el país caribeño como Asamblea Nacional.

“En Venezuela se ha dado un ‘Madurazo’. Viene un gran tema, una gran interrogante para la fuerza armada de nuestro país, ¿hasta dónde son capaces de llegar?”, espetó el ex candidato presidencial y líder de la oposición, Leopoldo López, quien se preguntó si es que los uniformados  “¿se van a poner del lado de quien viola la Constitución, de quién da un golpe, o se van a poner del lado del pueblo venezolano?”.

Julio Borges, presidente de la Cámara, se refirió por su parte a las manifestaciones que pretende encabezar la oposición. “No queremos que el Gobierno nos venga a reprimir desde ya, lo vamos a hacer en su momento y lo vamos a hacer en compañía del pueblo venezolano en todos los rincones del país”, anunció.

Desde el oficialismo, la diputa y primera dama, Cilia Flores, justificó el actuar del gobierno porque según dijo “la asamblea, estando en desacato, se auto anuló y los vicios, derrotas y ese proceder errático del Parlamento venezolano lo llevaron a esa sesión de la OEA (Organización de Estados Americanos) para acabarla, terminar de destruirla. Eso es lo que está haciendo esta derecha. Todo donde ellos pisan no crece más la hierba”.

Mientras tanto, el presidente Maduro y su gabinete no han emitido declaraciones en torno al hecho.