El Doctor Cariño del diario La Cuarta recibió una particular carta de una mujer que está a punto de casarse. Resulta que se encuentra ultra complicada y confundida porque a poco de sellar el vínculo amoroso decidió hacer “una probadita” con su novio, un hecho que terminó causándole desilusión y con un claro gusto a poco.

Esta es su carta íntegra:

“Estoy de novia con un hombre tierno, amoroso, responsable y que me ofrece todo para ser feliz. Ya fijamos fecha de matrimonio, mi familia está en trance de maravilla y mis amigas me envidian como nadie.

Ya me probé el vestido de novia, tenemos arrendado el local para una fiesta a todos trapo y la única que no es feliz soy yo. ¿Sabe por qué? Porque nos dimos una probadita antes del sí, claro porque en estos ocho meses de pololeo no nos hicimos nada.

Y al probar el anticipo, mi novio resultó menos de lo esperado y no lo sabe usar. Y eso es importante para mí: tamaño y uso”.

Al respecto, el doc del diario pop soltó que “lo que me parece raro de su situación es que siendo ambos mayorcitos ya, recién a días del casorio se hayan dado una probadita”.

Añadió que es “sospechosa la cuestión, como diría más o menos el Bombo Fica. Pero, en fin, es cosa de ustedes. En lo que a mí atañe hay dos salidas: se casa y le enseña a manejar la guarifaifita pequeñita a su pierno o manda todo a la porra de una”.

A renglón seguido aseguró que, “en todo caso, ambos tienen tiempo para pegarse unos cuantos anticipos antes de pisar el palito.

“Así el novio se acostumbra a usar y sacarle el máximo partido a su guañaño y usted le coopera en la situación. He sabido de machos con una “cosita chiquitita así” que hacen vibrar a las hembras porque son unos maestros en el Kamasutra”.

“No siempre calidad es cantidad”, cerró.