El Senado aprobó un proyecto de ley para dar beneficios y asistencia en la rehabilitación de víctimas de minas antipersonales y otros artefactos explosivos militares.

El ministro de Defensa, José Antonio Gómez, aplaudió la medida y consideró que la reparación de las víctimas es una obligación del Estado.

“Hay chilenas, chilenos y extranjeros que han sido afectados y por eso tenemos este proyecto de ley que permite compensar a todos aquellos que han sido víctimas, incluidos aquellos civiles, para que también tengan una pensión”, dijo Gómez en un comunicado.

Según el Estado Mayor Conjunto, hasta fines de 2016 se había logrado acreditar un total de 191 víctimas de minas antipersonales o artefactos explosivos a cargo de las Fuerzas Armadas, una cifra que incluye a personas fallecidas y a heridos que quedaron con secuelas físicas y sensoriales.

El proyecto de ley aprobado por el Senado establece una reparación económica de unos 36.000 dólares para los herederos de las víctimas fallecidas y para los supervivientes que sufren un 67 % o más de discapacidad.

En cuanto a los beneficios médicos, las víctimas supervivientes inscritas en el sistema público de salud tendrán derecho a recibir prestaciones médicas gratuitas.

Miles de minas antipersonales y antitanque fueron sembradas en Chile en zonas fronterizas durante la década de los setenta en la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), en un periodo de tensión con Argentina, Perú y Bolivia.

Chile, que forma parte de la Convención de Ottawa, ha logrado destruir decenas de miles de las minas plantadas.