Al menos ocho personas, entre ellas el Pastor Soto, fueron detenidas tras las agresiones de lado y lado que se produjeron en medio de la llegada del Bus de la Libertad a Valparaíso.

De acuerdo a lo que cita radio Bío-Bío, había una tensa calma en el lugar hasta que se Soto se instala, megáfono en mano, y comienza a encender los ánimos.

Luego de las detenciones, adherentes y detractores del movimiento antidiversidad quedaron separados por vallas papales.

“Es buena la expresión democrática, hoy día tenemos libertad de expresión en Chile. Es bueno que se dé este debate. No he visto violencia, lo que he visto son consignas de un lado y de otro”, declaró Marcela Aranda, representante del bus, mientras el vocero del Movilh, Rolando Jiménez, dijo que “este bus del odio viene a recordarnos épocas oscuras de la sociedad chilena”.