En medio de la polémica por los informes con copy paste que recibió el candidato y senador Alejandro Guillier, pagados con recursos del Congreso, esta tarde Ciper Chile publicó un reportaje donde se asegura que al menos 40 diputados han pagado por informes que fueron plagiados o con información donde no se cita la fuente.

Ciper señala en su reportaje que tomaron una muestra aleatoria de unos mil informes entre los años 2014 y 2016, donde detectaron 107 documentos con algún grado de plagio, dentro de los cuales hay 18 donde hay plagio total.

En este grupo el medio destaca una asesoría que pidió el diputado Ricardo Rincón en febrero del año pasado, recibiendo un documento de siete páginas con portada incluida, con información plagiada del sitio monografias.com, sitio donde escolares buscan información para hacer tareas para el colegio.

Paulina Gómez Barbosa es la responsable del documento, por el que le fueron pagados $2.2 millones, recibidos finalmente, indica Ciper, para copiar un texto de un estudiante de derecho de una universidad peruana.

Según Ciper, los 40 diputados que pagaron por informes plagiados, es decir extraídos de fuentes no citadas o copia íntegra de documentos públicos, son de todas las corrientes políticas, desde el Partido Comunista a la UDI.

El reportaje señala que en la muestra realizada el UDI Gustavo Hasbún recibió tres informes íntegramente plagiados, liderando este ítem. Por otro lado las parlamentarias Camila Vallejo y Claudia Nogueira recibieron ocho informes cada una, liderando a quienes recibieron documentos con textos que tienen párrafos copiados de fuentes no citadas.

Ante esta irregularidad, la Cámara de Diputados emitió un comunicado donde señalan que “En la actualidad, conforme al plan aprobado, el Comité de Auditoría se encuentra analizando los informes de asesorías realizados hasta la fecha. Cualquier observación se resolverá conforme al ordenamiento vigente”.

La declaración consignada por Ciper agrega que “la Cámara de Diputados está desarrollando un plan de control de los recursos asignados a cada parlamentario, velando por el correcto uso de los mismos”.

En el caso de Camila Vallejo, el reportaje señala que los ocho informes que presentan plagio fueron realizados por ICAL, el think thank del Partido Comunista, recibiendo, $7 millones por estos informes, más uno extra que no puedo ser revisado.

El medio de investigación precisa que en uno de los informes hay contenido sin citar de un reportaje publicado en el año 2012 por The Clinic, relacionado a la historia del asbesto en Chile.

Tras ser consultada por la materia, Camila Vallejo dijo a Ciper que pondría fin a su relación con el ICAL.

Lee el reportaje completo de Ciper.