Comisión Valech1: El relato que conmovió al expresidente Lagos

Cuando el tema de levantar el secreto del texto está en la palestra -hoy sesiona la comisión de DDHH del Senado- se recuerda el caso por el que el exmandatario decidió mantener la reserva del informe por 50 años.

El lunes de esta semana, con motivo de la conmemoración de un nuevo 11 de septiembre, la Presidenta Michelle Bachelet anunció en Palacio que pondría urgencia al proyecto que busca levantar el secreto de la comisión Valech 1. Como acontece en estos casos, inmediatamente surgieron las críticas políticas y las opiniones divergentes. Sobre todo porque se está encima de una campaña.

Uno de los que se pronunció, no precisamente cuestionando el anuncio, sino que indicando que estas cosas hay que revisarlas en su mérito, fue el expresidente Ricardo Lagos. “Se planteó en un momento en que ese silencio debía durar 30 años y después 50. Han pasado de eso muchos años, y ahora, si se entiende que no se afectan el dolor y el honor de los que declararon, me parece bien que el Parlamento lo apruebe. Pero hay que entender que estamos hablando, respecto de ese momento, 14 años después. Y desde ese punto de vista, me parece entonces que es un anuncio que debe ser analizado en su mérito, pero estoy conforme con la idea que durante 14 años se ha respetado la voluntad de aquellos que se les dijo que estaban en condiciones de estar tranquilos, porque lo que han declarado no sería conocido por el resto de la opinión pública”, dijo.

Como se sabe, fue en el gobierno del propio Lagos que se instituyó la comisión que encabezó monseñor Sergio Valech. Por eso es que anoche, en Ahora Noticias de Mega, el exmandatario volvió a hablar del hecho

“Esta comisión era para proteger a aquellos que fueron víctimas, no para proteger a los victimarios. Es importante entender por qué se estableció el silencio. Si usted no le garantiza eso a la mujer que fue violada tres, cinco o diez veces, ¿ella va a compartir sus humillaciones? El silencio era para que se atrevieran a hablar de eso, para que conocieran las generaciones futuras”, dijo.

En 2015, en una carta al diario El Siglo, Ricardo Lagos Escobar expuso las razones del porqué, entonces, decidió que la reserva de los testimonios descritos se mantuviera por 50 años. Sólo han pasado trece.

“Un mujer imperiosamente pidió hablar conmigo. Al final se le dio audiencia. Entró a mi despacho y me dijo ‘Presidente, usted puede ver que todavía soy joven. Me torturaron reiteradamente cuando tenía 15 años. Sufrí todo tipo de vejámenes, incluyendo violaciones de todo tipo. Ocurre Presidente que yo espero estar viva todavía cuando tenga ochenta años y no quiero que mis nietos conozcan estas atrocidades que sufrió su abuela. Treinta años para mí son insuficientes y por eso le pido a usted extender la privacidad de mi declaración durante cincuenta años”, escribió en la oportunidad el expresidente.

En la misma misiva, Lagos expuso sentirse impactado por el argumento y relató: “la fuerza con que habló esta mujer que se quebró al recordar las torturas. Recapacité y resolví que en lugar de treinta años deberían permanecer como declaraciones confidenciales durante cincuenta años”.

Pues bien, este mediodía la Comisión de Derechos Humanos del Senado comienza a revisar el texto y más allá de los cuestionamientos, los puntos de vista o cualquier tipo de consideración, la subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Fries, aclaró que “no es que salgan a la luz pública para que sean conocidos por cualquier persona, quedan en la misma condición que Rettig y Valech 2, cuando los tribunales necesitan información pueden recurrir a Valech1”.

The Clinic Newsletter
Comentarios