El templo fue construido alrededor del II o III siglo a.C. y el descubrimiento fue hoy anunciado por el Ministerio de Antigüedades de Egipto.

La estructura hasta ahora consiste en la entrada, un patio interno y dos habitaciones residenciales.

El hallazgo tuvo lugar en el yacimiento arqueológico de Salam, en los alrededores del oasis de Siwa y, entre los objetos encontrados hay recipientes de cerámica, monedas y restos de una estatua que representa a una persona, así como efigies de leones y pilares.

Ashmawy Ali, jefe del Departamento de Antigüedades de Egipto, remarca que el diseño del santuario mezcla influencias de las arquitecturas egipcia y grecoromana.