El chileno Celino Villanueva, de 121 años, recibió un balde de agua fría al no ser reconocido con el récord Guinness al hombre más longevo del mundo.

Dicho reconocimiento fue otorgado al japonés Masazo Nonaka con sólo 112 años, o sea, 9 años menos.

¿La razón? Según consigna LUN, todo se debe a que no hay ninguna prueba que pueda dar fe de su verdadera edad, por lo que su carnét de identidad no sería suficiente.

El hecho traspasó las fronteras y la prensa mundial pidió justicia para el valdiviano que naciera el 25 de julio de 1896.

En ese sentido, el ex seremi de Desarrollo Social, Peter Zippel, apuntó a que “consultamos en internet y nos pedían documentos que comprobaran su fecha de nacimiento. Lo hablamos con el Registro Civil y seremi de Justicia de esa época, y vimos que se había inscrito mucho después, en la década de los 60, con dos testigos”.

“Fuimos a Río Bueno, donde se supone que había nacido. Recorrimos registros de iglesias, las notas de bautismo, que en esos años era más importante que inscribirse en el registro, fuimos a los cementerios para buscar familiares pero no encontramos nada”, sentenció.