En un hecho catalogado como sorpresivo por algunos, los hermanos Manuel José y Ximena Ossandón salieron a defender al diputado RD, Miguel Crispi, todo esto por un conflicto en el que se vio enfrentado con el alcalde de La Florida, Rodolfo Carter.

Según consigna La Segunda, todo comenzó cuando el pasado sábado Crispi se encontrara en una feria de la comuna repartiendo un diario con su trabajo. En ese minuto, unos inspectores le sacaron un parte por no tener permiso de la intendencia para entregar este periódico en el que criticaba a Carter.

Dicho titular decía que “Carter no puede seguir escondiéndose”.

En ese sentido, el edil manifestó al vespertino que “cuando se pide permiso a la intendencia, nosotros la fiscalizamos, sean actividades comerciales, políticas o culturales”.

Agregó que el permiso que había solicitado era para promover una actividad preventiva de VIH.

Pues bien, en medio de este lío, el senador Ossandón manifestó que “un municipio no puede coartar el derecho de un diputado de informar a la ciudadanía, ni impedir que estos reciban información. Su alcalde no puede actuar como dictador”.

En tanto, su hermana Ximena soltó que “Crispi tiene todo el derecho a repartir un boletín con su trabajo parlamentario. Lamento que ocurran este tipo de cosas”.

De acuerdo al vespertino, mientras Crispi anunció acciones legales a tomar, Carter dijo que “el mundo ultrón, como es el caso del diputado, trata de armar un conflicto artificial”.