El emblemático ex persecutor del caso Penta, Carlos Gajardo, se fue en picada contra el fiscal regional Manuel Guerra por llegar a un juicio abreviado y sin delito de cohecho, ni tampoco permitir que el Consejo de Defensa del Estado siguiera con la investigación.

Consultado por La Tercera, el ex fiscal señaló que “La fiscalía lo que hizo fue comportarse como el perro del hortelano, que no comió ni dejó comer, porque por una parte decidió no perseguir el cohecho en contra de los controladores de Penta, pero tampoco permitió que el CDE pudiera haber hecho eso, posibilidad que habría tenido de no haber mediado una reformalización, y la fiscalía hubiera acusado simplemente por los delitos tributarios y no perseverado por los de corrupción”.

Sobre las implicancias del caso, Gajardo explicó que este es “un acuerdo muy perjudicial para los intereses de la persecución penal por delitos de corrupción en Chile. La fiscalía ha renunciado a perseguir el ilícito más grave que se investigaba en este caso, que es el de soborno al exsubsecretario (Pablo) Wagner y, por lo tanto, mi opinión sobre la forma en que se llegó al término es negativa”.

Por último, responsabilizó al fiscal Manuel Guerra por el resultado del juicio: “El reproche se lo hago al fiscal Manuel Guerra, que es la persona que estaba a cargo de la persecución penal en nuestro país; el Estado lo mandató a él para efectuar la persecución penal y él renunció a efectuar esa persecución”.