El papa Francisco decidió aceptar este viernes las renuncias de los obispos de Chillán, Cristián Contreras; y de San Felipe, Carlos Pellegrín.

Vale decir que Contreras se encuentra bajo la lupa dentro de una investigación por posible delito de encubrimiento, mientras que Pellegrín está siendo indagado por el persecutor, Emiliano Arias, por presunto abuso sexual.

Con esto, en San Felipe asumirá como Administrador Apostólico el actual vicario del Tribunal Eclesiástico de Santiago, Jaime Ortiz de Lazcano.

Por su lado, en Chillán asumirá el rector de la Iglesia de los Sagrados Corazones de Valparaíso, Sergio Pérez de Arce.