A seis años de que se dio a conocer el testamento de Augusto Pinochet, la justicia ordenó la retención de la herencia.

Luego que su familia no quisiera recibir el dinero de los bienes heredados hasta saber si eran lícitos o no, ahora el Consejo de Defensa del Estado hizo la petición de mantener inmobilizados parte de los bienes que no fueron considerados por la Corte Suprema.

El CDE consideró que el comiso debía aplicarse a la totalidad de los bienes de Pinochet, es decir un suma total del patrimonio que asciende a US$17.866.323,20.

La presidenta del Consejo, María Eugenia Manaud, manifestó a El Mercurio que en dicha decisión “se ha accionado en contra de todos los herederos de Pinochet, pues son los destinatarios de un enorme provecho económico, fruto de una conducta delictual demostrada”.

Lucía Hiriart, viuda de Pinochet, una de las las principales beneficiadas con el patrimonio, tiene un total de 51,8% de los bienes, mientras que cada uno de sus cinco hijos debería recibir un 7,14% de la herencia. Además también incluyó a 12 de sus 25 nietos, que se reparten el 12,5% restante junto con 5 bisnietos.