“No se atrevieron a legislar contra de la violencia en los colegios”, dijo molesta ayer la ministra de Educación, Marcela Cubillos, luego de que la oposición impusiera su mayoría en la Comisión de Educación del Senado -presidida por la senadora Yasna Provoste- e introdujera cambios sustantivos al proyecto de Aula Segura del Gobierno.

¿Cuáles fueron los principales cambios desde la “Aula Segura” del Gobierno a la ahora llamada “Aula Democrática” de la oposición?

En primer lugar, se sustituyó la indicación que obligaba a los directores de establecimientos escolares a expulsar a los alumnos que cayeran en alguna de las causales del proyecto. En lugar de eso, la oposición estableció que los directores tendrían la facultad de suspender a alumnos mientras haya un proceso en su contra.

Otro cambio sustancial tuvo que ver precisamente con las causales. Mientras el proyecto original aludía en particular a lesiones graves y a infracciones a la ley de armas -mencionando el porte de bombas molotov, por ejemplo-, la nueva indicación alude a todas las causales graves y gravísimas de los reglamentos internos de los establecimientos. “Hay temor de algunos senadores de decir las cosas por su nombre, porque e asimila al alumno que lanza una bomba molotov con el que falsifica una firma del apoderado”, dijo la ministra Cubillos al respecto. Lo que sí contempla el proyecto de la oposición es que los establecimientos incluyan las causales de lesiones graves e infracciones a la ley de armas a sus reglamentos internos.

Se amplió la gente que entra dentro del proyecto, desde solo los alumnos a todos los miembros de la comunidad educativa. Del mismo modo, si el proyecto original contemplaba solo a colegios públicos y subvencionados, el nuevo proyecto incluye a particulares.

También se ampliaron los plazos para formular descargos y presentar pruebas -de 4 a 10 días- y para resolver la reposición -de 2 a 5 días-.