El insólito simulacro de robo que casi mató de susto a los trabajadores del Banco Estado de Linares

El pasado 29 de noviembre, 10 personas vestidas con overoles blancos ingresaron al Banco Estado de Linares para realizar un simulacro de robo. Usando mascaras de “La Casa de papel” y armas de fuego, pidieron las llaves de la bóveda, amenazaron con disparar a quienes se opusieron y encañonaron a las secretarias y ejecutivos. La acción duró casi una hora y, según el Banco Estado, fue “requerido” por Carabineros. ¿El problema? Nadie les avisó a los trabajadores que se trataba de un simulacro. “Me encerré en el baño cuando vi entrar a los ‘ladrones’. Creí que me iban a matar si me pillaban”, relata una. Hoy, dos trabajadoras presentarán una querella por el delito de secuestro y amenazas. Esta es su historia.

Lorena Tejos (47 años, cuatro hijos) había decidido que era hora de almorzar. Había sido un día normal, atención a clientes, solicitudes a ejecutivos, lo típico para la tranquila sucursal del Banco Estado de Linares. Se dirigió al baño para arreglarse y, una vez dentro, escuchó los primeros gritos.

“¡Al suelo, conchetumadre! ¡Pasa las llaves o te mato, culiao!”, escuchó Lorena, funcionaria con más de 25 años de trayectoria en la sucursal linarense.

—Pensé que era una broma, una mentira. Me sentí extraña, como en una película— dice hoy la trabajadora, quien no ha vuelto a poner un pie en la sucursal por orden médica.

Aterrada, abrió levemente la puerta del baño para ver de qué se trataban los gritos. Afuera, vio a dos de sus compañeros con las manos en alto, encañonados por la espalda por hombres vestidos con un overol blanco y con máscaras de la reconocida serie española “La Casa de papel”.

— Esta hueá es verdad—, pensó, antes de volver a encerrarse en el baño.

TERROR EN EL BAÑO

Lo que se sabe hasta ahora, es que el 29 de noviembre pasado, un grupo de aproximadamente diez personas –Carabineros no ha confirmado ni descartado que se tratara de sus funcionarios– ingresó a la sucursal del Banco Estado en Linares, para realizar un simulacro de robo. Para hacerlo, usaron armas de alto calibre, se disfrazaron con overoles y amenazaron de muerte a los trabajadores con un lenguaje en extremo violento y realista.

Horas después, la acción fue celebrada por un comandante de Carabineros. “Ninguna ciudad está ajena a estos crímenes”, explicó. Según pudo constatar The Clinic, del simulacro sabían Carabineros de la ciudad, tres altos funcionarios de la sucursal bancaria y hasta la prensa local, a la que se le pidió “coordinar el frente externo”.

Los únicos que no sabían que esto era una macabra puesta en escena, eran los propios trabajadores.    

Claudia Sepúlveda lleva cerca de 25 años ejerciendo como ejecutiva en atención a clientes de la sucursal. Según consta en la querella ingresada por ella y Lorena Tejo, por lo delitos de secuestro y amenazas, eran aproximadamente las 14:30 cuando comenzó el simulacro del que no tenía idea.

“El grupo de ‘asaltantes’ apuntó al vigilante del Banco y a las trabajadoras del mesón. Nos apuntaron con sus armas y nos gritaron ‘¡muévete conchetumadre!’ y ‘salgan rápido, mierdas’. Nos llevaron al hall del Banco y nos hicieron acostarnos boca abajo con las manos en nuestra cabeza”, relata.

—Habla conchatumadre ¿o querís morir? Sabemos que tenís familia” — oyó Claudia que le gritaron a una de sus colegas para que entregara las llaves de la bóveda.

En el baño, a Lorena no le iba mejor.  Luego de colocar el pestillo a la puerta, activó la alarma del baño de mujeres y volvió a encerrarse en uno de los cubículos, en silencio.

Algunos minutos después, relata la trabajadora, alguien forzó la manilla del baño. Ella volvió a sentarse sobre la taza –para ocultar sus pies de la vista- y aguantó la respiración. “Aún recuerdo el sonido de la ropa de plástico del overol”, recuerda. El intruso, entonces, comenzó a golpear las puertas de los cubículos, uno por uno.

En el último estaba Lorena.

—Estaba aterrada, imagínate. Se iban acercando a mi cabina y lo único que atiné a hacer fue a tirarme hacia una esquina. Como en las películas uno ve que los ladrones siempre disparan al medio de una puerta, yo estaba arriba de la taza con todo mi peso tirado hacia un costado. Parecía contorsionista—, explica.

Los golpes siguieron hasta que llegó el turno del cubículo de Lorena. Como la puerta no se abrió de inmediato, los golpes se hicieron más insistentes.  

Al recordarlo, Lorena no puede evitar el llanto. “Sientes que el corazón está a mil, empiezas a transpirar. No podía estar pasando esto ahí, en mi trabajo”, reflexiona.

“¿CREÍS QUE ES BROMA, CONCHETUMADRE?”

Afuera, los “asaltantes” ya habían dividido a los trabajadores por género. Claudia y las demás mujeres fueron llevadas hasta un rincón del hall y las obligaron a arrodillarse mirando a la pared, con sus manos en la cabeza.

—Era tal el nivel de violencia y groserías que nos gritaban, que muchas de mis colegas cayeron en pánico, incluso una de ellas no podía respirar, otras lloraban y rezaban—declaró Claudia en la querella.

Al intentar calmarlas, relata Claudia, una miembro del grupo de “asaltantes” llegó hasta donde estaban. “¿Creís que esto es broma, conchetumadre?”, escuchó Claudia, al tiempo en que una pistola apuntaba a su cabeza.

—Repite po culiá, repite que es broma—, volvió a oír la ejecutiva, quien optó por permanecer en silencio y rezar.

Algunos minutos después, el grupo de “ladrones” anunció que dejarían ir a un grupo de mujeres fuera del Banco, a “las diez más viejas”. La instrucción era clara: debían salir por la puerta principal, correr en fila, y “a la que se da vuelta para mirar la matamos”.

Afuera las esperaban miembros del Grupo de Operaciones Especiales de Carabineros (GOPE). Lejos de ser contenidas, las mujeres fueron puestas contra la pared y las manos en alto para “revisarlas”. (Ver fotos adjuntas, cortesía de Radio Ambrosio de Linares).

Sólo una vez que fueron subidas a un furgón policial, una supuesta rehén que permanecía en el Banco les dejó caer la noticia de que estaban siendo parte de un falso asalto: “esta era una operación que Carabineros venía preparando hace meses”.

A las 16:30, dos horas después de iniciada la pesadilla, la jefatura del Banco hizo volver a los trabajadores para terminar el turno.

—Nadie nos dio una explicación—, finaliza Claudia.

“UN SIMULACRO POSITIVO”

A la mañana siguiente, el diario El Centro de Linares, uno de los más importantes de la provincia, informó sobre el hecho. “Un enorme impacto generó en la comunidad local el simulacro de robo con intimidación y rehenes que se efectúo en las dependencias del Banco Estado. El operativo, que contó con la participación de personal especializado, consideró el cierre del perímetro central de la comuna. Por lo mismo, (…) muchos pensaron en que se trataba de hechos reales”.

En la crónica, firmada por el periodista César Hormazábal, se entrevistó al comandante de la Prefectura de Carabineros de Linares, José Valenzuela, quien calificó de “positivo” el simulacro.

“Se activó el comité de crisis y se realizó un trabajo teórico y práctico. Se siguieron todos los protocolos (…) hubo algo de nerviosismo en la gente que no está acostumbrada a este tipo de operativos”, dijo el comandante.

“Lo relevante”, acotó Valenzuela, “es que hubo una muy buena coordinación y que ninguna ciudad está ajena a este tipo de delitos”.

Consultados por The Clinic, Carabineros de Chile informó que “para la realización de este simulacro en Linares, se sostuvieron reuniones previas con representantes de la citada entidad bancaria, entre ellas, con un agente bancario y el jefe de operaciones y encargado de seguridad, además del respectivo vigilante privado de la sucursal en donde se efectuó este ejercicio”.

Además, Carabineros señala que le pidió en reiteradas ocasiones a los mencionados agentes del banco “informar a los trabajadores” sobre el simulacro, señalando el día y la hora en que este se llevaría a cabo. “Se informó además a los servicios de la comuna sobre la realización de esta actividad, incluso a los medios de comunicación, para coordinar en el frente externo el conocimiento y desarrollo del simulacro”, explicó la policía.

Desde el Banco Estado indicaron que el simulacro “fue requerido por Carabineros”. Además, la entidad señaló: “Banco Estado no tiene dentro de sus metodologías y planes de prevención de delito este tipo de procedimientos. Ninguna autoridad del banco, salvo el agente y el jefe de operaciones de esa sucursal, tenían conocimiento de esta actividad”.

Según describieron trabajadores de la sucursal a The Clinic, al día siguiente del simulacro fueron citadas dos de las trabajadoras más afectadas por el hecho junto al vigilante del Banco y el jefe de seguridad zonal. Se desconocen los detalles que se tocaron en dicha reunión.

Por su parte, el Banco se limitó a indicar que se encuentra realizando “una investigación” sobre lo ocurrido, aunque no indicó de qué tipo ni qué medidas se han adoptado para con los trabajadores.

LAS SECUELAS

Lorena, Claudia acudieron a la mutual y a doctores particulares. A la primera le dieron cinco días de licencia por síntomas de estrés post traumático, mientras que a la segunda le recetaron 30. Ambas forman parte de la querella que los abogados Silvia Cancino y Hugo Veloso presentaron “en contra de quienes resulten responsables en calidad de autores, cómplices o encubridores, por los delitos de secuestro, y por amenazas”.

—Esta es la primera de una serie de acciones que pretendemos llevar a cabo. Aquí se cometieron delitos civiles, penales, y existen responsabilidades por determinar. Vamos a pedir las cintas de seguridad del Banco, comunicaciones de la gerencia, ver quién estuvo involucrado en esto. No descartamos que puedan surgir otros ilícitos penales durante la investigación— dijo la abogada Silvia Cancino a The Clinic.

Jorge Godoy, sicólogo clínico y experto en atención a víctimas de delitos violentos, contó a The Clinic que en toda su carrera nunca había visto algo parecido. “Debe ser algo inédito en Chile”, dice.

Godoy, quien lleva más de 10 años de trabajo en un Centro de Apoyo a Víctimas de Delitos Violentos, explica que un simulacro no avisado a los trabajadores puede causar los mismos efectos traumáticos que uno real. “La situación no es percibida por ellos como un evento controlado, ya que los trabajadores ignoran que se trata de un ejercicio simulado. Aunque el uso de armas de fuego y las amenazas no sean reales, el efecto traumático puede ser igualmente severo, pudiendo causar un estrés agudo en la mayoría de los participantes, incluso con secuelas a mediano o largo plazo”.

Para Cristián Maureira, profesional en prevención de riesgos de la Universidad Federico Santa María y con 20 años de experiencia en el área, hay una diferencia entre poner a tus trabajadores en un simulacro que tiene que ver con posibles accidentes laborales, a encañonar a tus trabajadores. “Es complejo poner a la gente en un escenario así. La empresa debería haber analizado con más detalle en qué situación de riesgo ponía a su gente y qué consecuencias podría tener”.

Finalmente, Carabineros explicó que “ésta es una ocasión y oportunidad para revisar y mejorar las coordinaciones que se realizan en este ámbito”.

Comentarios
Sabía ud que... LA UDI Y LA GARRA BLANCA ESTÁN CONTRA EL COMANDANTE. -------------------------------- Sabía ud que... TENEMOS MEJOR SITIO QUE NATALIA COMPAGNON. -------------------------------- Sabía ud que... LOS QUE NO PIDEN FAVORES VIVEN EN NO-RUEGA -------------------------------- Sabía ud que... EN LA ESCUELA MILITAR SE APRENDE SOBRE LA MARCHA. -------------------------------- Sabía ud que... LOS ARQUEÓLOGOS DISLÉXICOS SE VAN DE CAVACIONES. --------------------------------