La Unión Europea (UE) siguió hoy a la espera de que el debate político en torno al “brexit” en el Reino Unido se serene y a que el país aclare sus ideas e intenciones sobre su salida del club comunitario, después del rechazo al pacto de retirada y la moción de censura contra la primera ministra británica, Theresa May, rechazada ayer por el Parlamento de Westminster.

Cuando faltan poco más de dos meses para el 29 de marzo, la fecha prevista para la marcha británica de la UE, cobra más peso la posibilidad de que Londres decida retrasar el “brexit”.

El artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, sobre la salida de un Estado miembro, establece un periodo de negociación de dos años desde que un país notifica al Consejo Europeo su intención de abandonar el club comunitario hasta que se produce la salida efectiva.

Sin embargo, ese plazo se puede prolongar si el país que deja la UE lo solicita y los líderes de los demás socios comunitarios lo aprueban por unanimidad.

“Por supuesto, la petición tendría que establecer las razones para tal extensión”, advirtió en la rueda de prensa diaria de la Comisión Europea el portavoz de la institución, Margaritis Schinas, quien precisó que Bruselas aún no ha recibido tal solicitud.

Fuentes comunitarias indicaron hoy que consideran “lógico y racional” que sea necesario aportar una razón para solicitar la extensión del periodo, “porque al final extenderlo amplía la incertidumbre”.

“Una cosa es extenderlo unas semanas para permitir temas técnicos y de aplicación; otra cosa es hacerlo para un periodo de tiempo mayor. (…) Si tienes que conseguir (el apoyo unánime de) los Veintisiete, tendría que quedar claro por qué se está extendiendo”, explicaron.

Las mismas fuentes señalaron que no se ha determinado todavía cuál sería el proceso para decidir el periodo exacto por el cuál se extendería el artículo 50.

“El Reino Unido tiene que pedirlo. Veremos qué es lo que piden”, zanjaron.

Después de que la Cámara de los Comunes rechazara el martes el pacto del “brexit” y coincidiendo con la jornada en que la primera ministra británica, Theresa May, superaba una moción de censura por solo 19 votos, los embajadores de los países miembros de la UE mantuvieron una reunión informal el miércoles para tomar nota de los últimos acontecimientos.

Fuentes europeas indicaron que en el encuentro no se tomó ninguna decisión y que desde la Unión Europea siguen esperando a que el Reino Unido aclare sus intenciones, explique “lo que quiere” y plantee sus propuestas.

Las mismas fuentes añadieron que para la próxima semana está prevista una nueva reunión de embajadores, centrada esta vez en los preparativos ante un “brexit” sin acuerdo, si bien apuntaron que la fecha exacta no se ha fijado aún.

Precisamente, Schinas, destacó hoy que el Ejecutivo comunitario se toma esos preparativos “muy en serio ahora, pues la posibilidad de un ‘brexit’ sin acuerdo (…) se está convirtiendo en algo más posible desde el martes por la noche”.

“Hemos hecho un trabajo importante en esta casa durante bastante tiempo”, resaltó Schinas, quien apuntó que la CE ya ha publicado “alrededor de 88 avisos” para la preparación frente a una salida desordenada en diferentes sectores y presentó en diciembre un paquete con medidas.

Añadió que la Comisión trabaja en combinar sus preparativos con los de los Estados miembros.

En cuanto a las últimas comunicaciones entre el presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, y la primera ministra británica, Theresa May, el portavoz indicó que no han hablado, pero que “están en contacto” y “enviándose mensajes de texto”.