Naky Soto, la esposa del periodista hispanovenezolano Luis Carlos Díaz, acusado de ser uno de los responsables del “sabotaje” de la red eléctrica de Venezuela, negó hoy que su marido esté implicado en esos hechos, e insistió en que pensar así es “una locura”.

En declaraciones a la emisora radiofónica española Cope, explicó que ha podido hablar con su marido, quien está “bastante calmado”, mientras continúa bajo custodia del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBI).

“No se podía hackear ninguna red eléctrica porque no está conectada a nada”, según Soto.

El periodista radiofónico fue señalado por el dirigente oficialista Diosdado Cabello -considerado el “número dos” del chavismo- por estar tras el supuesto sabotaje del sistema eléctrico, que tiene al país a oscuras desde el jueves pasado.

Cabello difundió un vídeo de un programa de radio de Díaz en el que éste ofrece consejos sobre cómo mantenerse informado y al mismo tiempo informar en medio del “blackout” (apagón) informativo que se está produciendo.

Según argumentó Soto, se trata de una “manipulación” del vídeo: “Pedimos a nuestros seguidores que nos mandaran preguntas de todo tipo. La pregunta sobre cómo actuar ante un ‘blackout’ informativo ha sido tergiversada”, señaló.

El Sindicato de Trabajadores de la Prensa de Venezuela (SNTP) aseguró este martes de que el periodista fue detenido ayer por funcionarios del servicio de inteligencia del Gobierno de Nicolás Maduro y que su casa fue allanada.

Soto, que también es periodista, contó que esta madrugada ha sufrido en su casa un “allanamiento de la Policía”, que se llevó la mayoría de los equipos electrónicos, incluso teléfonos antiguos.

La Embajada de España en Venezuela está en contacto con la familia del periodista y con las autoridades venezolanas para conocer las causas de la detención y apoyar a la familia.

Fuentes del Ministerio español de Exteriores confirmaron a Efe que, tras la detención del periodista, su esposa se puso al habla con la Embajada española, que le “está brindando toda la ayuda necesaria”.