El médico ginecólogo y obstetra de la región del Maule, Eduardo Oliva Andaur, salió a defenderse luego de que a través de Facebook una mujer lo acusara de entregarle la misma ecografía 3D que le pasó a más de 40 mujeres durante varios años.

Según consigna Radio Bío Bío, el especialista -asesorado por Fundación de Asistencia Legal del Colegio Médico (Falmed), juró que todo se debió a un problema técnico y que jamás fue su intención engañar a las mamás. Agregó que no cobró dinero extra por estas imágenes.

Oliva apuntó que “el procedimiento realizado a cada una de las pacientes, corresponde a ecografías de dos dimensiones (2D), cuyo objetivo es realizar un análisis intrauterino y de diagnóstico en caso de una eventual situación médica. El examen fue informado en base al set de imágenes 2D, las que se entregaron a cada una de las madres. Este acto médico se cumplió a cabalidad y de manera adecuada en cada uno de los casos señalados en la publicación”.

Añadió que las ecografías 3D sólo las realizó por petición de los padres para conocer el rostro de sus hijos.

En este sentido, lamentó que “de manera involuntaria al momento de imprimir la imagen en 3D, esta correspondía a una foto configurada previamente por el fabricante del equipo a modo de demostración…No existe engaño alguno de mi parte; así como tampoco hubo cobro adicional por la entrega de la imagen 3D”.

Junto con ello, el ginecólogo entregó sus más sinceras disculpas a todas las afectadas.

El Colegio Médico Regional del Maule está recopilando información sobre el caso, mientras que el organismo a nivel nacional adelantó que si hubo negligencia citará al profesional al Departamento de Ética del Colegio Médico.