Si bien Chile no fue una de las áreas más afectadas, por lo que se pudo monitorear, al menos por redes sociales, el hackeo a Whatsapp que se produjo este martes se hizo sentir con fuerza: el chat de mensajería por internet suma más de 1.500 millones de usuarios a nivel global y la movida por supuesto sacudió al gigante.

Así lo expresó la compañía a través de un comunicado, según comunicaron varios medios. “WhatsApp alienta a la gente a descargar la última versión de nuestra aplicación, así como a mantener al día el sistema operativa de su teléfono, para protegerse de potenciales ataques de seguridad diseñados para comprometer información almacenada en el teléfono portátil”. No hubo detalles del número de usuarios afectados ni quienes fueron objeto del ataque.

Sin embargo, el diario Financial Times fue más allá y aseveró tener pruebas suficientes de quien ejecutó el hackeo. Según el medio se trata de la empresa cibernética NSO Group, de origen israelí. Ellos habrían insertado el software llamado Pegasus en los teléfonos de algunos usuarios para que tomaran el control de los dispositivos.