Impacto ha generado un informe del Centro de Restauración del Clima en Australia, Breakthrough, que asegura que, de no tomar medidas urgentes contra el cambio climático, se abrirá un escenario de “amenaza existencial de corto a mediano plazo para la civilización humana”.

Según el estudio avalado por Chris Barrie, exjefe de defensa y comandante superior de la marina real australiana, es altamente probable que el planeta alcance “un punto de no retorno a mediados de siglo, en el que la perspectiva de una Tierra en gran parte inhabitable conduciría a la ruptura de las naciones y el orden internacional”.

Las principales causas de esta catástrofe es un explosivo aumento de la temperatura global que bordearía los 3 grados Celsius hacia el año 2050. Esto desencadenaría un colapso acelerado de ecosistemas claves como los arrecifes de coral, la selva tropical del Amazonas y el Ártico, situación que obligaría a cerca de mil millones de personas a migrar de sus lugares de origen.

El estudio subraya que “las condiciones de calor mortal persistirían por más de 100 días al año en África Occidental, Sudamérica tropical, Medio Oriente y el sudeste asiático, contribuyendo a que miles de personas sean desplazadas (…) La disponibilidad de agua disminuiría bruscamente en la mayoría de las regiones afectadas en latitudes más bajas (trópicos secos y subtropicales), afectando a unas dos mil millones de personas en todo el mundo. La agricultura se volvería inviable en lugares secos y subtrópicos”.

El director de  Breakthrough, David Spratt, explicó a revista Vice que “un escenario principal en 2050 encuentra un mundo en crisis social y un caos absoluto”. Sin embargo, advirtió que “existe una pequeña oportunidad para una movilización global de recursos de emergencia, en la que las experiencias de logística y planificación del sector de seguridad nacional podrían desempeñar un papel valioso”.

Para revertir esta crisis, el reporte sugiere que una de las principales medidas a tomar es la creación de un sistema industrial de cero emisiones para reducir el carbono.