El ex comandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba, quedó con arraigo nacional este jueves tras ser formalizado por la investigación por posibles delitos de lavados de activos.

Según consigna El Dínamo, el fiscal José Morales resaltó que estos presuntos delitos alcanzan los $422 millones que no han sido justificados.

Pese a que se veía la posibilidad de prisión preventiva del general (r), el tribunal se opuso a dicha medida.

El juez Ponciano Sallés argumentó que Fuente-Alba ya está privado de libertad en el caso por malversación de caudales públicos por 3.500 palos, investigación que encabeza la ministra en visita, Romy Rutherford.

El ex comandante en jefe del Ejército se encuentra privado de libertad en el Batallón Militar de Peñalolén desde el 14 de febrero.